Nuevas investigaciones arqueológicas han revelado un nuevo secreto oculto en una de las antiguas ciudades romanas que sucumbieron ante la erupción del Vesubio en el 79 d.C. De acuerdo a lo reportado en el portal italiano ANSA, se ubicó una antigua tumba en que podría tener los restos humanos mejor conservados de toda Pompeya.

Como si fuera poco, por lo que parece, el cadáver parece haber fallecido antes del evento que inmortalizó a la icónica ciudad en nuestra memoria. Por lo que aún conserva trozos de piel y cabello que se habrían calcinado de otro modo. Gracias a él, la ciencia podría pronto descubrir mucho más sobre la historia de Pompeya y sus habitantes.

Descubren en Pompeya una tumba con los restos mejor conservados de su historia

Crédito: Cesare Abbate. Vía pompeiisites.org

El gran descubrimiento se dio debido al proyecto de excavación en la necrópolis de Porta Sarno, específicamente en una parte del parque arqueológico de Pompeya que aún no está totalmente abierta para los turistas. Todo gracias a una colaboración entre dichas instalaciones y la Universidad Europea de Valencia.

De acuerdo a lo reportado por los participantes del proyecto, dentro de la tumba encontrada se ubicaron los restos parcialmente momificados de un hombre. Entre ellos se ubicaron pequeños restos de cabello, una oreja parcialmente visible y casi la totalidad de su esqueleto.

Crédito: Cesare Abbate. Vía pompeiisites.org

Lo que sabemos de Marcus Venerius Secundio, el ex esclavo que fue enterrado como un noble

Siguiendo las inscripciones de encontradas en la tumba, los restos mejor conservados de Pompeya pertenecen a Marcus Venerius Secundio, un esclavo que consiguió su liberación y que luego escaló las filas para conseguir una mejor posición social en la ciudad.

Inicialmente, los investigadores sospechan que Secundio falleció cerca de los 60 años. Asimismo, se sabe que el ex esclavo desarrolló su vida por completo antes de la erupción del Vesubio. Por lo que conocer un poco más de su pasado también nos ayudará a entender un poco más del funcionamiento general de toda la antigua ciudad romana.

De acuerdo a lo relatado por el portal pompeiisites.org Secundio fue un ex esclavo que se unió a las filas de un colegio de sacerdotes conocidos como los Augustales. Básicamente, eran un grupo dedicado a rendir culto al emperador.

Debido al tamaño de la tumba, además de la calidad del trabajo y los materiales con los que fue enterrado, se sospecha que Secundio logró escalar en cuanto a su posición social. Algo que también debió haberle permitido tener suficientes recursos como para costear un entierro tan poco común como el suyo.

¿Por qué es tan particular encontrar una tumba con restos tan bien conservados en Pompeya?

Según lo que se sabe, en la antigua ciudad romana la costumbre más común era incinerar los cadáveres de los muertos. De hecho, por lo que parece, justamente ese fue el destino de Novia Amabilis, una mujer cuyos restos incinerados se encontraron en una urna de vidrio, también dentro de la tumba de Secundio.

Los investigadores estiman que la mujer pudo haber sido la esposa del ex esclavo. Como vemos, ella sí tuvo un entierro con un rito más tradicional. Pero la aparente momificación de Secundio ha despertado el interés de los arqueólogos.

Crédito: Cesare Abbate. Vía pompeiisites.org

Por ahora, no tenemos demasiados datos sobre qué pudo haber impulsado el cambio de ritos. Pero, gracias a ellos, al menos ahora la tumba se ha convertido en el lugar de descanso de los restos humanos mejor encontrados que jamás se hayan encontrado en Pompeya. Algo que, a futuro, promete dar material para muchos más estudios y descubrimientos.

Pompeya nos continúa sorprendiendo

Crédito: Cesare Abbate. Vía pompeiisites.org

Como si lo anterior fuera poco, también se descubrió una particular placa inscrita en los alrededores de la tumba de Secundio. El detalle que hizo destacar a la losa de mármol fue que el hecho de que hace referencia a presentaciones teatrales en Pompeya, pero realizadas en griego.

Los arqueólogos comentan que tal hallazgo es la primera prueba fehaciente de ese tipo de actividades en Pompeya. Un punto que cobra incluso más importancia al ver cómo ese conocimiento nos habla del tipo de cultura abierta, activa y animada que había en la antigua ciudad romana.

Escribir un comentario