Investigaciones pasadas habían detectado ciertos biomarcadores del esperma humano que eran capaces de predecir el traspaso de condiciones como el trastorno del espectro autista (TEA). Ahora, un nuevo estudio ha llevado dicho conocimiento a un nuevo nivel al demostrar cómo el esperma de los adultos mayores podría implicar más riesgo de causar autismo y otras patologías en la descendencia.

Para llevar a cabo la más reciente investigación el Instituto de Medicina Genómica para Niños Rady y la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego unieron fuerzas. Al final, publicaron sus resultados en a través de una edición virtual de la revista científica Cell.

El esperma de los adultos mayores es más propenso a transmitir mutaciones negativas

De acuerdo a la investigación realizada por los expertos, en general, 1 de cada 15 hombres tiene un mayor riesgo de transmitir “mutaciones negativas” a sus hijos. En otras palabras, tienen la posibilidad de pasar algún tipo de afección hereditaria que cause trastornos de salud a su descendencia.

Adicionalmente, los investigadores descubrieron que eran los adultos mayores quienes tendían a caer en tal línea de riesgo. En otras palabras, su estudio señaló que el esperma de los adultos mayores tenía una mayor posibilidad de transmitir afecciones como el autismo o algunos tipos de enfermedades cardiacas. Algo que se hacía menos común en los hombres más jóvenes.

¿Qué se considera una “mutación negativa”?

Espermatozoides sobre fondo negro.
Vía stock.adobe.com

Básicamente, las mutaciones negativas se presentan en la forma de células anormales que se transmiten a la descendencia. En general, todas las células contienen un área conocida como mosaicismo. Es allí donde se encuentra la composición genética que puede variar en diferentes células de una misma persona.

Debido a eso, es justo en el mosaicismo que se presentan las mutaciones que pueden transmitirse a través de los espermatozoides. Por lo general, los cambios son benignos, pero pueden presentarse otros que hagan a las personas más propensas a desarrollar alguna enfermedad, las células con dicha disposición son conocidas como “anormales”.

Ahora, por lo general ellas son la minoría, y es poco probable que hagan un gran cambio en el organismo. Pero, cuando las proporciones se invierten, y las células anormales superan a las regulares, entonces se presentan los trastornos de salud como el TEA o los problemas cardiovasculares, entre otros.

Detectar las mutaciones no es una tarea tan sencilla

De acuerdo a las observaciones de los investigadores, las mutaciones negativas o más riesgosas no eran fáciles de detectar. En realidad, no hacían presencia ni en las muestras de sangre ni en las de saliva de los participantes. Por lo que solo fue posible notar su existencia a través del análisis directo del esperma.

Espermatozoide que forma parte del esperma de los adultos mayores.
Vía redbubble.com

Como si fuera poco, las mutaciones no parecen ser una novedad que aparece en el organismo con la edad. De hecho, de acuerdo a Martin Breuss, quien fue líder del estudio:

Sorprendentemente, la comparación entre los hombres mayores y los jóvenes mostró pocas diferencias en las mutaciones, lo que nos dice que estas mutaciones probablemente surgieron cuando el padre era un embrión, donde las mutaciones podrían permanecer sin ser detectadas hasta que el hombre tenga hijos”.

De acuerdo al coautor Xiaoxu Yang, su estudio también comprobó que cada eyaculación contiene en promedio unas 30 mutaciones, que suelen estar en pequeñas cantidades de células o en un solo espermatozoide. Ahora, todavía no queda claro por qué específicamente el esperma de los adultos mayores parece tener más riesgo de provocar autismo u otros trastornos en los niños.

Según a lo observado en la investigación, pareciera que simplemente tuvieron más mutaciones potencialmente dañinas desde su periodo embrionario. Pero eso realmente no se ha comprobado y, por tanto, no puede tomarse aún como base para ninguna afirmación científica.

Referencia:

Developmental and temporal characteristics of clonal sperm mosaicism: https://doi.org/10.1016/j.cell.2021.07.024

Escribir un comentario