A lo largo de la pandemia hemos documentado la extensa variedad de síntomas que puede provocar la infección con el temido coronavirus SARS-CoV-2; desde la clásifca fatiga, fiebre y tos seca hasta malestares estomacales y delirios. La ciencia ha documentado cambios en los pies, lengua y piel de los pacientes, incluso tras su recuperación de la COVID-19, pero hay una región de la que se ha hablado poco: las uñas.

Al igual que la piel, las uñas alojan información de la edad y estado de salud de una persona, pero los científicos alegan que incluso puede ayudar a determinar si alguien tiene o tuvo una infección. Y sí, la COVID-19 figura entre ellas.

Los rastros más comunes de COVID-19 en las uñas humanas

Algunos expertos, como el profesor Tim Spector, investigador principal de un importante estudio de síntomas entre el King’s College de Londres, han señalado que los sobrevivientes de COVID-19 tienen líneas horizontales en las uñas. Se han referido a estas como las “líneas de Mees”.

Pero la COVID-19 no es la única razón por la que podrían aparecer. También se han relacionado con insuficiencia cardíaca, enfermedades infecciosas como la malaria y el cáncer de linfoma.

Una “media luna” en las uñas de pacientes recuperados de COVID-19

Bandas en forma de media luna en las uñas después de COVID-19.
Bandas en forma de media luna en las uñas después de COVID-19. Crédito: Silvia Méndez.

Si bien durante la infección el color de las uñas puede cambiar debido a la hipoxia, después de la recuperación, un pequeño número de pacientes puede desarrollar otros síntomas. Uno documentado recientemente es un patrón de media luna roja que forma una especie de banda convexa sobre el el área blanca de las uñas.

El síntoma suele aparecer antes que otros, como la decoloración o deformidades varias semanas después de la infección. Según los informes, los pacientes suelen notarlo menos de dos semanas después de su diagnóstico.

Crestas inusuales

Otros informes apuntan a crestas sutiles llamada “líneas beau” en pacientes recuperados de la infección. Un buen ejemplo es el de un hombre de 45 años que desarrolló un surco en todas las uñas de sus manos y pies a unos 5 milímetros del lecho ungueal.

Uñas color naranja

Uñas anaranjadas después de recuperación por COVID-19.
Color naranja en la punta de las uñas de una paciente recuperada de COVID-19. Crédito: Antonella Tammaro.

Tener la punta de las uñas anaranjada también podría ser una evidencia de COVID-19. El síntoma se observó en una anciana que contrajo el virus en un hogar de ancianos en Italia, 16 semanas después de su diagnóstico. En este caso, la duración fue de al menos un mes.

Para confirmar algún vínculo, le realizaron pruebas de anticuerpos que revelaron respuesta inmune contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, la conclusión fue que era debido a una condición “sistémica”.

Onicomadesis

Levantamiento de las uñas después de la COVID-19.
Uñas levantadas después de COVID-19. Crédito: Nilgun Senturk.

Por último, las uñas pueden llegar a levantarse como en la onicomadesis. En estos casos, la uña parece haberse separado en dos como si estuviera a punto de desprenderse. La explicación podría ser una pausa temporal en su crecimiento. Se ha vinculado con la COVID-19, pero también se ha observado con otras infecciones como la fiebre aftosa, enfermedades autoinmunes y el uso de ciertos medicamentos.

Uñas COVID-19: ¿un síntoma relacionado con la infección?

Las anomalías en las uñas pueden surgir como consecuencia de una variedad de factores. Una causa común es la deficiencia de vitaminas, así como ciertas enfermedades en la piel. La diabetes, e incluso un traumatismo como pisarse la mano al cerrar una puerta o cargar un objeto pesado puede hacer que se deformen antes de volver a la normalidad.

Sin embargo, las coincidencias observadas en pacientes que tuvieron COVID-19 y presentaron cambios en sus uñas llamó la atención de los dermatólogos. Si bien no es algo tan frecuente como otros síntomas documentados, los casos han sido suficientes como para explorar una posible conexión con la infección.

Ahora bien, a pesar de que el vínculo parece fuerte, aún no está claro si es un indicio se gravedad. “Actualmente, la evidencia disponible sugiere que no existe una asociación entre la gravedad de la infección por COVID-19 y el tipo o extensión de los cambios en las uñas”, escribió un grupo de expertos en un artículo publicado en The Conversation sobre el tema.

Referencias:

COVID nails: these changes to your fingernails may show you’ve had coronavirus. https://theconversation.com/covid-nails-these-changes-to-your-fingernails-may-show-youve-had-coronavirus-160562

The 5 ways your nails may reveal if you’ve had COVID. https://nypost.com/2021/08/16/the-5-ways-your-nails-may-reveal-if-youve-had-covid/

Escribir un comentario