El mundo está evolucionando a velocidades inimaginadas. Antes, casi con cada década venían nuevos procesos que impulsaban un cambio social. Ahora, cada año, mes, semana o día surge una innovación que podría cambiar la forma en la que vivimos. Por ese motivo, resulta interesante plantearnos cómo será el futuro de un mundo en constante transformación como el nuestro.

Tal como ya dijimos, el proceso evolutivo en la actualidad prácticamente no se detiene. Por eso, nos enfocaremos en un área específica que nos permitirá dar un vistazo más detallado a lo que podría esperarnos de acá a 10 años.

Con eso en mente, nos pasearemos por el mundo de la tecnología para reconocer cuáles de sus innovaciones más curiosas podrían ganar un lugar protagónico durante la siguiente década.

¿A dónde vamos?

Gracias a las proyecciones de portales como Medium.com podemos mencionar algunos patrones comunes que se podrían extender al futuro del mundo. Por ejemplo, la inesperada llegada del COVID-19 ha forzado al planeta a cambiar de forma acelerada y a abrazar nuevas tecnologías y costumbres que, de otro modo, habríamos adoptado con mucha más lentitud.

Mano robótica y mano humana encontrándose., mostrando el futuro del mundo.
Vía Shutterstock.com

Una de las modificaciones más grandes que ha traído la pandemia es el auge de la automatización y las labores remotas. En el mundo del futuro, sin duda gran parte de los trabajos actuales serán realizados por máquinas y, en general, requeriremos menos contacto humano para realizar nuestras labores.

Tal situación también va de la mano con lo planteado por Miriam Iglesias Otero para BBVA. En su escrito, se habla de que el mundo del futuro está reinado por la ‘gig economy’. Es decir, que los trabajadores dejarán de ser parte fija de compañías y funcionarán más como freelancers contratados para tareas específicas. Algo que solo será posible gracias a la fuerte base que se constituirá con la automatización tecnológica.

Ahora, esa es apenas la punta del iceberg. El mundo de la tecnología ha avanzado de formas insospechadas y, para el futuro, seguramente lo seguirá haciendo. Por lo que, lo mejor que podemos hacer es estar atentos a las líneas de desarrollo más notorias, ya que posiblemente en ellas estén las innovaciones que más cambien nuestro futuro.

En el mundo del futuro reinará la automatización

Robot trabajando en una oficina.
Vía Shutterstock.com

Es imposible comenzar a mencionar los grandes cambios que traerá el futuro sin profundizar un poco más en la automatización. Como dijimos más arriba, muchos trabajos de la actualidad serán tomados por las máquinas y las inteligencias artificiales (IA).

Algunas de las áreas que podrían verse transformadas por la llegada de la automatización serían la fabricación, el sector de servicios y algunos trabajos de cara al cliente, entre otros. La primera ofrecería una posibilidad única de optimización de recursos y esfuerzos para las empresas, de forma que puedan ofrecer más y mejores resultados en menos tiempo.

Un ejemplo claro de eso podría ser la compañía china productora de módulos de teléfono, Changying Precision Technology. Para estos momentos, se ha convertido en la primera empresa del mundo en sustituir al 90% de sus trabajadores con robots. Tal acción ha dado como resultado un aumento del 250% en su productividad general.

Spot y Atlas.
Un robot Spot, observa a dos Atlas realizar pasos de baile.

Sumado a eso, también podemos mencionar algunas creaciones de la robótica como Atlas, el robot atleta; Spot, el perro robot y Big Dog, el perro de carga robot, de Boston Dynamics. Cada uno de ellos ha sido diseñado con el propósito de asistir a los seres humanos en tareas físicas altamente demandantes.

Por otro lado, el sector de los servicios podría valerse de tecnologías de IA y machine learning para optimizar sus servicios y plataformas para dar una mejor experiencia de usuario. Finalmente, la atención al cliente también podría ser llevada a cabo por bots y demás IAs entrenadas para semejarse al hombre y ofrecer asistencia personalizada, detallada y disponible 24/7.

Mientras ocurre todo eso, los humanos probablemente nos moveremos nuevas tareas y labores menos físicas que irán surgiendo a medida que el mundo vaya evolucionando.

La IA y el machine learning evolucionarán y tomarán un rol más protagónico

Futuro del machine learning.
Crédito: Devrimb. Vía iStock.

De aquí a 10 años el futuro del mundo tomará un rumbo donde la tecnología, las inteligencias artificiales y el machine learning serán incluso más comunes en nuestra cotidianidad. En la actualidad ya estamos empezando a ver cómo cambian los vientos para llevarnos a ese rumbo.

Por ejemplo, según las predicciones del Bank of America en el 2015, el mercado de la IA debería mover más de 153 millones de dólares para el 2020. En el 2021, a eso se le suma la existencia de más de 1.500 compañías, tan solo en EE.UU., que se desarrollan en áreas relacionadas con la IA.

Por su parte, los asistentes inteligentes como Siri, Alexa y Google Assistant son cada vez más aceptados –y están comenzando a ser parte de un concepto envolvente, como los hogares inteligentes o smarthouses creados con la tecnología IoT (Internet of Things).

IA mostrando cómo podría ser la tecnología del mundo en el futuro.
Vía Piqsels.

De la mano con tales cambios, vendrán mejoras a la propia tecnología, como la creación de chips a nivel atómico o molecular. Según dijo Jim Tully, jefe de investigación de semiconductores de Gartner a WeForum.org, esa podría llegar a ser la nanotecnología del mundo del futuro.

Por su parte, futuristas reconocidos como Ray Kurzweil propuso que, una vez obtengamos dicha “computación molecular”, podríamos crear inteligencias artificiales y con estructuras de machine learning capaz de ser equivalentes a la inteligencia humana.

Como si lo anterior fuera poco, para soportar la actividad de los dos elementos antes mencionados, también se hará común el “cloud computing”. Básicamente, hace referencia a todos los servicios de almacenamiento y soporte de datos en la nube que harán posible el trabajo de IAs o algoritmos de alto desempeño, como los usados en el CERN o también los aprovechados ya a menor escala en el 70% de las empresas estadounidenses.

La biotecnología y la edición genética se volverán un hecho común

Pedazo de ADN en las manos de un robot.
Vía stock.adobe.com

Otro de las predicciones para lo que será nuestro mundo en el futuro tiene que ver con el uso general de la biotecnología. Según personalidades altamente reconocidas del mundo tecnológico como Elon Musk (creador de Tesla y SpaceX), el camino a la siguiente era deberá recorrerse mano a mano con la tecnología.

Eso no solo implicaría mejorarla a ella, sino realmente comenzar a volverla parte de nosotros. Allí podrían entrar iniciativas suyas como el chip Neuralink, que se está diseñando como un implante craneal.

Pero esa no es la única vía. También podemos ver la forma en la que la biotecnología podría usarse para mejorar otras capacidades humanas como nuestra visión o para complementar las carencias de algunas personas con discapacidades motoras.

Por ejemplo, podríamos mencionar la mano biónica, Pro Digits hand, creada por Touch Bionics. Actualmente, cada uno de sus ejemplares, que se instalan con una capa sintética que se asemeja a la “piel viva” se aplican por más de 50 mil dólares. Pero en el futuro tecnologías como esa se podrían hacer mucho más asequibles.

Por esa misma línea también podemos mencionar los brazos robóticos creados de forma experimental por el Laboratorio de Física Aplicada de la Johns Hopkins University. Tal como podemos ver en el siguiente video, el voluntario que se ofreció a probarlos no solo pudo utilizar el par de brazos prostéticos con facilidad, sino que para controlarlos solo necesitó pensar en la forma en la que deseaba moverlos.

Extra: la edición genética y sus dos caras

Ilustración de una mano editando el ADN.
Vía Shutterstock.com

Finalmente, otro gran cambio que vendrá en el futuro será la normalización de los procesos de edición genética. Las ‘tijeras genéticas’, oficialmente denominadas CRISPR (Continuous Regularly Interspersed Short Palindromic Repeats), ya son comunes en la actualidad.

No obstante, será en el futuro, cuando el mundo las adopte por completo, que podremos ver tanto sus beneficios (evitar enfermedades congénitas y mejorar la salud de las personas) como sus riesgos (crear nuevas disparidades sociales y posibles estigmas entre la población).

¿Cuál de sus dos lados reinará en el futuro? Tendremos que esperar para saberlo.

Referencias:

The Next Era Of Human|Machine Partnerships. Emerging Technologies’ Impact on Society & Work in 2030: https://www.delltechnologies.com/content/dam/delltechnologies/assets/perspectives/2030/pdf/SR1940_IFTFforDellTechnologies_Human-Machine_070517_readerhigh-res.pdf

The Risk of Automation for Jobs in OECD Countries. A Comparative Analysis (2016) OECD iLibrary: https://doi.org/10.1787/5jlz9h56dvq7-en

Escribir un comentario