Aunque el mundo entero esté luchando para erradicar al coronavirus SARS-CoV-2, la historia científica nos ha demostrado que algunos microbios pueden ser grandes aliados de la humanidad, tanto a nivel médico como alimentario. Existen varios ejemplos, pero en esta oportunidad hablaremos de las intenciones de un par de bioingenieros de Sillicon Valley de producir una leche prácticamente igual a la de vaca pero usando levadura modificada genéticamente.

Ambos fundaron una empresa llamada Muufri, dedicada a la producción de lácteos artificiales. Pero, a pesar de que no se extrae de las vacas como de costumbre, esta nueva leche conservaría tanto el sabor como la calidad nutricional de esta.

Los productos alimenticios artificiales no satisfacen las necesidades de los consumidores

La lucha contra el calentamiento global ha dejado en evidencia la importancia de limitar la cría de vacas, un gran contribuyente de gases de efecto invernadero. Otra lucha, más enfocada en la salud, ha desaconsejado el consumo frecuente de carnes rojas para mejorar la salud. Y, más o menos en esta misma línea, ha surgido la necesidad de encontrar alternativas para quienes padecen intolerancia a la lactosa.

Leche saltando sobre una superficie negra.

Durante décadas, los científicos han enfocado fondos y esfuerzos a la formulación de alimentos que no dependan tanto de la industria ganadera pero que, al mismo tiempo, resulten sabrosos y saludables para el público. Las búsquedas han arrojado carne vegetal para hamburguesas, quesos sin leche de vaca, sustitutos del trigo y ahora leche fabricada en un laboratorio.

Una leche saludable y libre de explotación animal

Los bioingenieros explican que su producto sería saludable y lo más parecido posible a la leche de vaca por lo que tendrá únicamente las proteínas, grasas, azúcares y minerales esenciales. “Si queremos que el mundo pase de consumir un producto no sostenible a uno que sí lo es, este tiene que ser idéntico o mejor que el producto original”, indicó Perumal Gandhi, uno de los fundadores de la empresa.

El objetivo es ambicioso y desafía las tendencias de la producción de sustitutos de alimentos populares que no terminan de satisfacer el paladar de los consumidores. Para lograrlo, modificarán ciertos genes de la levadura a fin de hacerla capaz de producir auténticas proteínas de la leche de vaca. Esto conllevará cultivos a nivel de laboratorio para controlar los estándares de calidad.

Levadura capaz de producir las proteínas de la leche de vaca

Su plan consiste en insertar secuencias del ADN de las vacas en las células de la levadura, cultivarlas a temperaturas controladas a nivel de laboratorio y extraer sus proteínas. Y aunque parezca demasiado complejo, los bioingenieros aseguran que el proceso es completamente seguro y, de hecho, es mucho más sencillo que el de la producción de carne.

Jarra y vaso de vidrio con leche.

El diseño ha sido tan delicado para cumplir con las expectativas del público que, aunque las proteínas provienen de la levadura editada, las grasa proceden de vegetales. Todo está proporcionado de tal forma que el resultado sea equivalente al sabor y grasas que proporciona la leche de vaca natural.

Por el momento, se encuentran probando azúcares distintos a la lactosa para satisfacer también las necesidades de un mercado de gran demanda como el de las personas con intolerancia.

Sin lugar a dudas, se trata de una propuesta innovadora que, de resultar tan buena como esperan, podría solventar muchas necesidades actuales entre los consumidores. La intolerancia a la lactosa es cada vez más común, y la preocupación por la protección animal y del medio ambiente ha dado lugar al rechazo de productos lácteos. ¿Podría este método novedoso a base de levadura sustituir la tradicional leche de vaca y solucionar todos estos problemas?

Referencia:

¿Beberías leche fabricada en laboratorios? https://www.nationalgeographic.es/video/tv/enormes-avispones-asiaticos-atacan-una-colmena-de-abejas-meliferas

Escribir un comentario