El director Alan Taylor se ha dispuesto a responder lo que tanto nos ha causado dudas: ¿por qué nunca se pensó, ni se trabajará, en una secuela de ‘The Sopranos’? Si bien la saga está trabajando en una precuela titulada ‘The Many Saints of Newark’, la serie nunca contó un “después”, y ahora podremos saber la razón principal.

Antes de producciones como ‘Breaking Bad’, ‘The Sopranos’ redefinió el concepto de antihéroe en la televisión americana, allanando el camino para otros personajes al estilo de Tony Soprano, interpretado por James Gandolfini, y dando pie al origen de su precuela.

Sin embargo, el mundo estuvo pidiendo a gritos una continuación de la serie de HBO, en su conversación con The Hollywood Reporter por la promoción de ‘The Many Saints of Newark’, Taylor reveló que mantener el secreto de lo que ocurrió en “esa habitación” vale más que producir una secuela de ‘The Sopranos’.

Un final que no necesita respuestas

Para los que no vieron la serie, o no recuerdan el final, con sus palabras se refiere a la última escena de la serie, que resultó en un cierre ambiguo que ha originado algunas teorías, como que, por ejemplo, Tony Soprano está muerto.

En el episodio “Made in America”, Tony y su familia estaban conociéndose en un restaurante, sin embargo, en una escena empezó a sonar “Don’t Stop Believin” de Journey justo en el momento que la hija de Soprano abre la puerta del lugar y la escena se torna negra.

Para un final, esto dejó al mundo anonado, pensando que algo malo había ocurrido, o que habría una segunda parte para explicar lo que ocurrió. Sin embargo, cuando los créditos finales aparecieron, se hizo oficial el adiós a ‘The Sopranos’.

Si bien la escena hizo que una producción tan exitosa entrara en la lista de los 10 peores finales de la televisión, para el equipo detrás de la serie significó mucho aquel cierre ambiguo, y por lo mismo no tienen interés en explicarlo. Ustedes, ¿qué creen que ocurrió con Tony Soprano?

Escribir un comentario