Al igual que otros problemas mentales, es difícil determinar los factores que originan los trastornos de alimentación. No obstante, estudios indican que nuestros rasgos genéticos y bienestar emocional promueven su aparición. En correspondencia con ello, una nueva investigación sugiere que las personas de bajos ingresos económicos tienen más probabilidades de desarrollar trastornos alimenticios.

Para dar con esos resultados, investigadores de la Universidad de Minnesota analizaron datos de salud general y bienestar emocional de un grupo de adolescentes durante ocho años, es decir, a medida que alcanzaban la adultez.

Los jóvenes mostraron una insatisfacción corporal alta

Cinta métrica

Tras el análisis, los científicos detectaron que las chicas de bajo ingresos económicos tendían a saltarse la comida y, no incluían estrategias para mantener un peso saludable, es decir que no se preocupaban por hacer ejercicios.

De hecho, algunos jóvenes, tanto hombres como mujeres, tendían a tomar pastillas para perder peso. Lo que denota una fuerte inclinación por adelgazar sin tomar las medidas adecuadas.

Los hallazgos muestran que los chicos de condiciones económicas precarias tienen un grado de insatisfacción más alta y conductas de control de peso poco saludables en comparación con los adolescentes provenientes de familias de ingresos medios y altos.

Un escape a los problemas

En National Eating Disorders Association señalan que las personas utilizan los trastornos alimenticios para escapar a sus problemas, específicamente para aminorar los sentimientos y emociones que muchas veces les resultan insoportables.

Pertenecer a una familia de bajos ingresos económicos y no poder disfrutar de los beneficios que trae el dinero, acrecienta esas emociones. Tal como se evidencia en el estudio llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Minnesota.

“Para algunos, la dieta, los atracones y la purgación pueden comenzar como una forma de lidiar con las emociones dolorosas y para sentirse en control de su vida personal, pero al final estos comportamientos dañan la salud física y emocional, la autoestima y la sensación de competitividad y control de la persona”, comentan en National Eating Disorders Association.  

Los patrones de conducta son bastantes complejos, por ello se espera que futuras investigaciones ayuden a esclarecer hasta qué punto los factores económicos promueven la aparición de trastornos de alimentación.

Referencia:

Odds for an eating disorder may vary by income. https://medicalxpress.com/news/2021-08-odds-disorder-vary-income.html

¿Qué causa un trastorno alimenticio? https://www.nationaleatingdisorders.org/que-causa-un-trastorno-alimenticio

Escribir un comentario