Las muñecas sexuales no son una novedad en nuestra sociedad. Sin embargo, el avance de la tecnología y su fusión con la inteligencia artificial las ha llevado a un nuevo nivel. Ahora, debido a tales cambios, el sexo con robots se hace cada vez más común, lo que pone sobre la mesa la necesidad de crear una legislación para regular tales actividades.

Para poder profundizar en el tema, un grupo de expertos en derecho de la Universidad de Flinders compartieron sus hallazgos y conclusiones a través de un artículo en la revista divulgativa The Bulletin: The Law Society of SA Journal. A continuación, repasaremos los puntos más resaltantes de su escrito.

¿Por qué necesitaríamos una legislación para el sexo con robots?

Ilustración de un hombre besando un robot.
Crédito: Blue Delliquanti. Vía polygon.com

El primer punto que se trata dentro del artículo es la necesidad de crear una legislación para regular el sexo con robots. Por los momentos, en países como Australia no existe realmente ningún marco que leyes que haga referencia a la compra, importación, posesión o uso de robots sexuales, también conocidos como sexbots.

Al igual que como pasó con las muñecas sexuales iniciales, se deberá considerar qué podría ser enmarcado por la ley y qué simplemente no podría permitirse. Por ejemplo, se han creado proyectos de ley destinados a prohibir la creación, posesión o uso de muñecas sexuales que parezcan menores de edad.

Tal restricción también deberá extenderse en el futuro cercano al mundo de los robots sexuales. Un ejemplo de tal cambio se podría ver en Estados Unidos, donde ya se ha empezado a desarrollar un proyecto de ley a ese respecto.

Par de robots con apariencia femenina.
Vía Getty Images.

Otro punto importante que deberá abordarse en la legislación del sexo con robots es la forma en la que podría fomentar los escenarios de violencia de género. Ya en estos momentos existen modelos de sexbots femeninos que pueden imitar un escenario del rechazo del consentimiento para tener relaciones.

La falta de consentimiento durante una relación sexual es clave para probar la naturaleza de un delito sexual. Por lo que será imperante revisar cómo tal detalle influye en el mundo de los robots sexuales y de qué forma deberían regularse.

En cualquier caso… ¿por qué se está popularizando el sexo con robots?

Según lo detallado en el artículo, algunos estudios han declarado que el sexo con robots podría tener beneficios terapéuticos. Entre aquellos que serían receptores de tal beneficio están las personas con ansiedad social, los adultos mayores, las personas solteras y los eyaculadores precoces.

Representación del sexo con robots entre una mujer y un robot de apariencia masculina.
Vía Shutterstock.

Asimismo, estudiaron cuáles serían los principales motivos de uso de los sexbots. De acuerdo a sus porcentajes, la asistencia a personas con problemas de socialización aparecía en un 50% de los casos. En un mismo porcentaje se encontraron los hombres solteros que querían tener una vida sexual activa y segura, sin tener que recurrir a sexo casual o prostitución.

Finalmente, en el 47% de los casos también podía ser un beneficio para personas que tienen inseguridades con su desempeño sexual, como los eyaculadores precoces.

Aun así, el debate permanece abierto. Todo debido a que otras investigaciones han declarado no encontrar verdaderos beneficios de salud en el uso de robots sexuales.

Referencia:

Sex with Robots: How should the law respond? The Bulletin. Pág. 34-37: https://issuu.com/lawsocietysa/docs/lsb_august_2021_hr?fr=sMWZhNjM5Mzk0NTE

Escribir un comentario