Un nuevo hallazgo atrapado en el permafrost de Siberia ha llamado la atención de los científicos. Para la presente oportunidad, hablamos del cuerpo congelado de un cachorro de león cavernario que ha aparecido en una región de Rusia.

Según parece, el espécimen está particularmente bien conservado y su estudio podría ayudarnos a aprender más sobre dichas criaturas milenarias. Algo que ocurrió de forma muy similar con ‘Dogor’ un cachorro –posible antepasado de los perros y los lobos– que fue encontrado en el 2019, también en el permafrost siberiano.

‘Esparta’, el cachorro de león que quedó congelado en el tiempo

El cuerpo del pequeño animal fue encontrado a orillas del río Semyuelyakh durante el 2018. Tal afluente se encuentra ubicada en una región rusa conocida como Yakutia.

Ahora, en el 2021, finalmente se han publicado los resultados del estudio del cuerpo particularmente conservado del cachorro de león congelado. Según los análisis, la pequeña ‘Sparta’ –como se ha denominado al espécimen– era una hembra que tenía apenas meses de vida cuando quedó conservada en el permafrost siberiano.

De acuerdo a sus análisis, la leona bebé debería tener al menos uno 28 mil años de antigüedad. No obstante, gracias a su estado de congelación, el tiempo no afectó casi nada de su pelaje, de sus órganos internos, ni de su esqueleto. Eso de acuerdo a lo atestiguado por Valery Plotnikov, uno de los autores del estudio.

No es el primer cachorro de león cavernario que se encuentra en el permafrost de Siberia

Cuerpo del cachorro de león congelado por milenios.
‘Sparta’ Crédito: Love Dalén/CNN.

Efectivamente, Sparta no es el primer cachorro de león congelado que aparece entre el permafrost ártico. De hecho, ni siquiera ocupa el segundo o el tercer lugar.

Antes que ella, ya se habían encontrado un par de cachorros –conocidos como ‘Uyan’ y ‘Dina’–. La pareja fue ubicada por recolectores de colmillos de mamut y, luego de analizar los cuerpos, se determinó que tenían apenas 2 meses de edad.

Por otra parte, también podemos mencionar a ‘Boris’ un cachorro de león cavernario que se encontró en el 2017, a tan solo 15 metros de distancia de donde estaba Sparta. Sin embargo, se ha comprobado que los pequeños no son parientes. Eso ya que Boris tendría unos 43.448 años de antigüedad.

Al ver lo anterior, podríamos preguntarnos qué hace tan especial a Sparta. La respuesta es simple: su estado de conservación. De entre todos los especímenes ya mencionados, ella es la que se mantuvo en mejor forma con el paso del tiempo. Por ende, su cuerpo guarda cantidades de información a las que simplemente no podríamos acceder por ningún otro medio.

Lo que podemos aprender

De acuerdo a Plotnikov, es posible que aún se puedan encontrar rastros de leche materna en el estómago de Sparta. Si es posible obtener muestras, entonces se las podría analizar para entender más del modo de vida de los antiguos leones cavernarios.

Después de todo, se abriría la posibilidad de determinar cómo estaba conformada la dieta de una leona cavernaria adulta con las muestras de su leche materna. Con ese, estaríamos danto un primer paso para entender más de tan antiguas criaturas.

Referencia:

The Preliminary Analysis of Cave Lion Cubs Panthera spelaea (Goldfuss, 1810) from the Permafrost of Siberia: https://doi.org/10.3390/quat4030024

Escribir un comentario