Los investigadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) parecen haber encontrado lo que parece ser una medusa color sangre no documentada hasta ahora.

Sin embargo, esta nueva medusa que aún no tiene nombre fue apenas uno de los grandes hallazgos realizados por el equipo durante la inmersión del 28 de julio frente a la costa de Newport, Rhode Island. En el misterio que representan las profundidades del océano, también hay varias familias y especies no descritas hasta ahora. Esto demuestra que este tipo de expediciones pueden revelar y expandir más aún lo que sabemos sobre biología marina.

Inmersiones en busca de vida marina desconocida

La inmersión fue parte de la expedición North Atlantic Stepping Stones de la NOAA, y se realizó entre el 30 de junio y el 29 de julio de este año. Una parte clave fue el uso de Deep Discoverer, un vehículo operado por control remoto (ROV) de la agencia, que se sumergió a una profundidad máxima de aproximadamente 3,000 pies (915 m) en el Océano Atlántico Norte.

En total se hicieron 25 inmersiones durante las cuales se filmó todo lo que pasaba a alrededor de la máquina. El objetivo era encontrar vida marina desconocida y resultó todo un éxito. Como indicó la NOAA en su comunicado:

“Los datos recopilados durante un total de 25 inmersiones ROV planificadas junto con los datos de mapeo recopilados permitirán a los científicos y administradores construir una mejor comprensión de la diversidad y distribución de los hábitats de aguas profundas en esta región, lo que permitirá tomar decisiones informadas sobre la gestión de recursos”.

Una medusa color sangre nunca antes vista

Uno de los ejemplos más significativos fue la medusa color sangre nunca antes vista, capturada por las cámaras mientras flotaba sin prisa alguna a casi 700 metros bajo el agua.

Nueva especie de medusa con un peculiar color sangre. Crédito de la imagen: NOAA.

Como se observa en las imágenes, esta parece más bien una boina roja flotante de aspecto gelatinoso y con flecos delgados. Hasta ahora, nunca se había descrito, y tampoco se ha hecho por completo aún, pero los investigadores creen que es una especie perteneciente al género Poralia.

Dentro de ella, existe otra similar llamada Poralia rufescens, con un cuerpo con forma de campana, 30 tentáculos y también con la costumbre de vivir en las profundidades de los océanos.

Bob Esponja y Patricio en la vida real

Estrella de mar rosada y esponja de mar amarilla que parecen Bob Esponja y Patricio.
Bob Esponja y Patricio en la vida real en el monte submarino Retriever. Crédito: NOAA Ocean Exploration/Christopher Ma.

Pero no solo la medusa color sangre, sino otras especies e incluso familias de animales marinos fueron descubiertas en el proceso. Quinn Girasek, una pasante de la NOAA que estudia biología en Juniata College en Pensilvania también tuvo la oportunidad de ver ctenóforos, también llamados medusas de peine, cnidarios, crustáceos y peces con aletas radiadas (Actinopterygii) durante las inmersiones.

“También vimos varias familias no descritas y posibles nuevas especies”, indicó Girasek en el comunicado. Pero quizás lo más curioso y gracioso fue encontrar representaciones naturales de dos individuos muy queridos por la cultura popular: Bob Esponja y Patricio.

Se trataba de una esponja de mar amarilla que descansaba plácidamente junto a una estrella de mar color rosa a unos 1885 metros de profundidad oceánica. La comparación se atribuye al biólogo marino del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, Christopher Mah.

“La esponja está en el género Hertwigia y la estrella de mar está en el género Chondraster“, dijo Mah. Sin embargo, estas también deslumbraron por su rareza. Las especies exactas aún no se han definido, y existe la posibilidad de que resulten nuevas para la ciencia.

Referencia:

Discovering and Annotating. https://oceanexplorer.noaa.gov/okeanos/explorations/ex2104/features/redjelly/redjelly.html

Escribir un comentario