Los avistamientos curiosos a la orilla del mar no son exactamente un evento inédito. De hecho, cada año nos sorprendemos con algún raro evento o criatura traídos a nosotros por la marea. Pero eso no hace que, cada vez que nos topamos con uno, no nos llenemos de asombro. Para la actual oportunidad, la dueña de nuestra sorpresa fue una medusa que tenía atrapado un pez en su vientre.

¿Cómo ocurrió el inusual avistamiento?

Todo ocurrió en la mañana del miércoles 4 de agosto en la costa de Harlyn Bay Beach cerca de Padstow, en Cornualles. Durante una caminata por la orilla de la playa, el fotógrafo de vida silvestre Ian Watkin se encontró con la inusual dupla atrapada en la arena.

Imagen del pez atrapado en el vientre de la medusa.
Vía Cornwall Wildlife Trust.

El hombre no perdió tiempo, y capturó la particular escena en un trío de fotos que luego compartió con Cornwall Wildlife Trust. Según los expertos, el espécimen observado era una medusa Compass, cuyo cuerpo mayormente transparente con algunas líneas negras dejaba ver perfectamente el pez atrapado en su vientre.

¿Por qué la medusa tenía un pez en su vientre?

De acuerdo a lo explicado por Watkin, el pez atrapado en el vientre de la medusa seguramente fue su “almuerzo”. Eso debido a que, antes de consumirlo, la criatura tendría que haberlo picado para inmovilizarlo. Eso se sustenta por el hecho de que el pez dentro de la medusa parecía aturdido –un efecto común causado por la picadura de las viscosas criaturas–.

Pero… ¿qué hacía ese pez tan cerca de la medusa?

Lo peligroso de los tentáculos de las medusas también suele ser lo que atrae a algunos tipos de peces. Eso debido a que pueden usarlas como “criaderos” en los que mantener a sus crías sin temer la amenaza de otros peces o depredadores.

Imagen más cercana del pez atrapado en el vientre de la medusa.
Vía Cornwall Wildlife Trust.

Según la Cornwall Wildlife Trust lo más probable es que el desafortunado pez se acercara demasiado para su propio bien. En consecuencia, pasó sus últimos momentos convertido en el almuerzo de la medusa, que posteriormente terminó en la orilla de la playa al ser arrastrada por la corriente y las olas.

Es un avistamiento curioso, pero no un evento inusual

Aunque para muchos de nosotros la idea de un pez atrapado en el vientre de una medusa nos parezca extraño, la verdad es que es un evento común. De hecho, Watkin –quien también es un entusiasta del buceo– comentó que había visto muchos casos similares durante sus inmersiones.

Sin embargo, el actual fue el primer caso que pudo capturar en cámara. Eso además de ser definitivamente el único con el que se ha topado en tierra firme –al menos hasta ahora–.

Adicionalmente, Watkin comentó que ha sido buceador por más de dos décadas y que, en todo ese tiempo, nunca había podido capturar tal evento, a pesar de haberlo visto varias veces. Después de todo, a pesar de ser un evento común, tampoco es algo con lo que se tope todos los días o durante todas sus inmersiones.

Escribir un comentario