Si bien a todos nos gustaría llegar al espacio, probablemente tengamos que esperar mucho tiempo para lograrlo, incluso aunque se esté desarrollando una reñida competencia por viajes comerciales. Antes, otros organismos tienen más chance de llegar, en especial aquellos con peculiaridades que los hacen especialmente resistentes, como los tardígrados. En un próximo viaje al espacio, los investigadores enviarán a un organismo hasta ahora inclasificable: el blob.

Una vez más, la Estación Espacial Internacional será escenario de un grandioso experimento en el que participarán el blob y varios centenares de estudiantes jóvenes desde la Tierra. Su guía en el proceso serán el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) y el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS). Te explicamos de qué se trata.

Physarum polycephalum, un organismo inclasificable

Su nombre parece sacado de una película de ficción pero, por fortuna, hablamos de un organismo real. Su nombre científicos es Physarum polycephalum, y ha fascinado a los biólogos, y próximamente a los astrónomos, por sus amplias capacidades a pesar de su aparente simplicidad.

La mayoría de los organismos crecen y se reproducen a través de la división y mutiplicación celular. Sin embargo, Physarum polycephalum es una rara excepción, y es descrito como “una sola célula que crece sin dividirse” por Pierre Ferrand, profesor de Ciencias de la Tierra y de la vida adscrito a la agencia espacial francesa CNES.

Sin boca, ni patas, ni cerebro… pero capaz de aprender

Blob, un organismo inclasificable similar al moho con el que experimentarán en el espacio.
Physarum polycephalum. Crédito: Audrey Dussutour/CNRS.

El blob no tiene boca, ni patas, ni cerebro; de hecho, está compuesto por apenas una célula y varios núcleos. A simple vista parece una masa esponjosa de color amarillo que nos puede hacer recordar al musgo. Sin embargo, come, crece, se desplaza y, más interesante aún, es capaz de aprender.

El blob apareció en la Tierra hace unos 500 millones de años, y haber sobrevivo a todos los cambios que ha experimentado el planeta con estas limitaciones lo convierte en una excepción intrigante que desafía la biología a la que estamos acostumbrados. Irónicamente, estas mismas limitaciones son las que lo han hecho un organismo ideal para enviar al espacio.

Blob, un organismo que irá al espacio en un estado de latencia

Su ADN tiene ciertas libertades excepcionales dentro de los límites de sus paredes celulares. Gracias a sus múltiples núcleos, puede liberarse de ciertas partes de sí mismo a voluntad. Además, puede alcanzar un estado de latencia a través de la deshidratación al que se le conoce como “esclerocio”.

Los científicos enviaron trozos de blob al espacio. En septiembre, el astronauta francés Thomas Pesquet se encargará de “despertarlos” de su esclerocio a través de deshidratación.

Cultivos de blob en varias placas de Petri.
Cultivos de blob en placas de Petri. Crédito: Stephane de Sakutin/AFP/Archivos

El objetivo del experimento de blob en el espacio es el clásico: observar los efectos de ingravidez en el organismo inclasificable. Una de las condiciones será la privación de alimento, mientras que la otra será lo contrario alimentándolos con copos de avena.

“Hoy, nadie sabe qué comportamiento tendrá en situación de microgravedad: en qué sentido se desplazará, si tomará la tercera dimensión yendo hacia arriba o en sentido oblicuo”, dijo Ferrand, uno de los líderes del proyecto.

A más de 400 kilómetros, los estudiantes en la Tierra lo harán también con sus muestras tomadas de la misma cepa (LU352). Sus especímenes constituirán el grupo de control, la referencia con la que compararán lo que sea que ocurra en el espacio.

Referencia:

Blobs in space: Slime mould to blast off for ISS experiment. https://www.france24.com/en/live-news/20210810-blobs-in-space-slime-mould-to-blast-off-for-iss-experiment

Blobs in space and other cool science launching to the space station Tuesday. https://www.space.com/cygnus-ng-16-science-to-space-station

Escribir un comentario