La historia de los dinosaurios es tan larga como misteriosa. Cada vez llenamos más huecos de su narrativa gracias a los descubrimientos arqueológicos. Pero aún son muchas las incógnitas que nos quedan sobre lo que fue la vida de aquellos gigantes cuando poblaron nuestro planeta. Ahora, revelando otro detalle sobre ellos, nos encontramos con el “dragón” de Australia, el antiguo reptil volador más grande de su historia.

La investigación que llevó a la identificación de tal criatura estuvo a cargo de Timothy M. Richards, Paul E. Stumkat y Steven W. Salisbury. Juntos examinaron restos fósiles que habían sido identificados por primera vez en el 2011.

Gracias a sus análisis, cuyos resultados publicaron en Journal of Vertebrate Paleontology, se comprobó la existencia de la especie del antiguo reptil volador en Australia. Una que no se había registrado hasta la fecha y que, a partir de ahora, ostenta el título del pterosaurio más grande de la región.

Identifican al antiguo reptil volador más grande de Australia



Crédito: Universidad de Queensland.

El avistamiento inicial de los fósiles del reptil volador más grande de Australia se dio durante junio del 2011. En aquel entonces, Len Shaw, un lugareño de la zona, ubicó el fósil en una cantera en Wanamara Country, al noroeste de Richmond, Queensland. Todo luego de pasar varios días “escarbando”.

Ahora, una década más tarde, el trío de investigadores finalmente ha podido traer los a la luz los fósiles descubiertos. Con sus análisis, lograron determinar que pertenecían a una tercera especie de pterosaurio anhangueriano diferente a las dos ya conocidas en Australia y que, además, se trataba del reptil volador más grande que se habían encontrado en el territorio.

Con todo lo anterior en mente, se catalogó a la nueva especie como Thapunngaka shawi. Sin embargo, debido a sus grandes dimensiones, se la ha denominado informalmente también como el “dragón” de Australia –o por lo menos lo más cercano a uno–.

Lo que se sabe sobre el gran “dragón” que habitó Australia

Crédito: Universidad de Queensland.

De acuerdo a las mediciones y estimaciones realizadas, el reptil volador más grande de Australia debió tener una envergadura de casi 7 metros. De hecho, tan solo su cabeza pudo haber sido una gran mandíbula dentada de más de un metro de largo.

Se estima que la criatura debió tener alrededor de 40 dientes y una cresta tanto en la parte superior como inferior de su hocico. Según los investigadores, tales cualidades lo habrían convertido en un cazador perfecto para atrapar las grandes especies de peces depredadores que hacían vida en el ya inexistente mar Eromanga.

Aún quedan preguntas por responder

Crédito: Universidad de Queensland.

A pesar de que los análisis recientes han arrojado más luz sobre el reptil volador más grande de Australia y algunas de sus características aún son muchas las incógnitas por resolver. Lastimosamente, debido a que los huesos de dichas criaturas tendieron a ser huecos y livianos –para facilitar el vuelo– es extremadamente raro encontrar fósiles que se puedan estudiar.

En consecuencia, para el mundo, los registros fósiles de pterosaurios en Australia están poco desarrollados. Pero eso no evita que los científicos traten de encontrar respuestas, incluso con las pocas pistas que reciben. De allí que estén interesados en profundizar posteriormente en otros detalles sobre la nueva especie de pterosaurios. Como, por ejemplo, qué rol pudieron haber jugado las “crestas” del Thapunngaka shawi en la calidad de su vuelo.

Referencia:

A new species of crested pterosaur (Pterodactyloidea, Anhangueridae) from the Lower Cretaceous (upper Albian) of Richmond, North West Queensland, Australia: https://doi.org/10.1080/02724634.2021.1946068

Escribir un comentario