Las altas temperaturas no solo pueden ser desesperantes para muchas personas, sino que también pueden hacer que más de uno se deshidrate. Pero, más allá de tener sed, ¿qué otros síntomas nos indican que estamos en cuadro de deshidratación? En el siguiente artículo te lo explicamos.

Si tienes sed, seguro te has deshidratado

Hombre tomando agua de una botella a contraluz en un paisaje de playa.

La llegada del verano y las ahora frecuentes olas de calor han aumentado el interés del público por aprender a sobrellevar las altas temperaturas. Ya sean estas las razones, u otras como el ejercicio físico o la exposición continua al sol, en cualquiera de los casos lo más importante es mantenerse hidratado. Pero, ¿cómo saber si nos encontramos en los niveles adecuados?

Pues bien, aunque suene obvio, es necesario afirmarlo. Por regla general, tener sed es señal de deshidratación, una forma en la que nuestro cuerpo nos indica que debemos beber suficiente agua.

Esto es lo que pasa cuando el cuerpo humano se deshidratada

Seguir esta regla es, literalmente, de vital importancia tanto para mantener una buena salud a largo plazo como para evitar descompensaciones circunstanciales. Cuando el cuerpo humano se deshidrata, pondrá en funcionamiento algunos mecanismos “de seguridad” para poder continuar en funcionamiento.

El cuerpo empieza a retener los líquidos que normalmente libera a través del sudor, a disminuir la producción de orina e incluso a limitar los inherentes a la digestión, lo que puede ocasionar estreñimiento.

En blanco y negro, pecho de un hombre con mucho sudor en señal de deshidratación.

Y aunque pocos lo sepan, la deshidratación también puede tener impacto sobre el sistema cardiovascular. Entre los efectos más notorios figuran la disminución de la presión arterial y un aumento del pulso.

“Todo el cuerpo está esencialmente tratando de conservar agua a pesar de que la sudes”, dijo el Dr. Irvin Sulapas, médico de Baylor College of Medicine. “El cuerpo puede tolerar entre el uno y el dos por ciento de la pérdida de agua, pero algo más presentará problemas. Esto disminuirá su rendimiento laboral o atlético”.

Otros síntomas de deshidratación

Los signos de deshidratación son casi los mismos sin importar las causas subyacentes: sudoración excesiva, sed, disminución de la producción de orina, u orina de color oscuro, dolor cabeza, fatiga, calambres y mareos.

De modo que no solo la sed es señal de tener deshidratación, sino también la presencia conjunta o separada de algunos de estos síntomas. Cuando esto ocurre, es momento de aplicar algunas medidas, como ubicarse bajo una sombra o entrar a casa y, por supuesto, tomar agua. Algunas personas podrían necesitar una bebida con electrolitos para reponer el sodio que se pierde a través del sudor.

Hidratarse no solo es tomar agua; también es ingerir comida balanceada

Tener sed es señal de deshidratación, por lo que una solución oportuna, útil y sencilla es tomar agua, pero no es la única. El experto indicó que comer una comida balanceada también puede ayudar a hidratar nuestro cuerpo y restaurar su equilibrio iónico.

Agua saltando de un vaso sostenido por una mano humana.

“La ingesta de alimentos también se puede contar como hidratación, porque incluye carbohidratos y sodio que necesita para mantener la hidratación”, dijo Sulapas.

Y aunque ingerir otros líquidos también puede ayudar con la hidratación, es importante tener en cuenta la composición de estos. Por ejemplo, la cafeína, presente en el café, refrescos y bebidas energéticas, está desaconsejada; estas sustancias suelen aumentar la sed en lugar de solventarla.

La historia es casi la misma con el alcohol. Su ingesta tiene un efecto diurético, y aunque es útil para evitar un estado de ebriedad, también puede conducir a la deshidratación del cuerpo que lo consume.

Referencia:

Thirsty? You’re already dehydrated. https://www.bcm.edu/news/thirsty-you-are-already-dehydrated

Escribir un comentario