Te sientas frente al computador, comienzas googleando algún tema que te generó curiosidad y cuando te das cuenta, han pasado 3 horas ¿te suena familiar? Esto seguramente te ha pasado más de una vez y resulta extraño cómo puede transcurrir tanto tiempo sin notarlo. Lo que debes saber es que estos rincones de internet tienen nombre, han sido bautizados como Rabbit Holes y muchos les parece un misterio.

¿Cómo podemos pasar horas dentro de YouTube incluso saltando entre diferentes temas?, ¿De verdad es un misterio?, vamos a revisarlo.

Un “Rabbit Hole” como en “Alicia en el país de las maravillas”

La referencia inmediata que tenemos del término Rabbit Hole es la novela escrita por Lewis Carroll y publicada en 1865. En ella, al igual que en el resto de sus adaptaciones para la televisión, Alicia cae en la madriguera de un conejo y llega a un mundo nuevo y diferente, lleno de curiosidades. Ahí transcurre una cantidad de tiempo mientras realiza un viaje viviendo toda clase de experiencias fantásticas, en donde pierde la noción del tiempo.

Es básicamente lo que nos ocurre cuando ingresamos en Wikipedia y caemos en un espiral de artículos de todo tipo. A mucha gente le suele ocurrir que comienzan leyendo acerca de los rinocerontes y al cabo de un largo viejo leyendo, acaban en el artículo de la segunda guerra mundial. Lo mismo ocurre en las redes sociales y en plataformas de video, de modo que, los Rabbit Holes como misterio se deben básicamente al llamado “Algoritmo”.

Cuando caemos en un Rabbit Hole dentro de internet, entramos en una secuencia de clicks en donde nuestra voluntad no es lo único involucrado. Podríamos decir que al otro lado de la pantalla, se mueve una maquinaria de Inteligencia Artificial allanando el camino de ese agujero de conejo en donde invertiremos algunas horas.

Los Rabbit Holes y el misterio del algoritmo

Teniendo en cuenta que esa fuerza invisible que nos lleva de video en video no es más que el algoritmo, es posible tener una mejor comprensión de los Rabbit Holes y su misterio. Sin embargo, el algoritmo puede resultar algo abstracto por lo que es fácil seguirlo percibiendo como magia, pero es programación avanzada. Podemos definir el algoritmo como el conjunto de procedimientos que la plataforma lleva a cabo de forma autónoma para ofrecer una determinada experiencia.

Por ejemplo, el algoritmo de YouTube nos envía sugerencias de acuerdo a nuestros intereses y hábitos de consumo. Pero además, hace el camino inverso con los creadores, posicionando sus videos en feeds en donde tengan la probabilidad de ser vistos.

Los algoritmos de las redes sociales han avanzado muchísimo, al punto de estar apoyados por la Inteligencia Artificial. Esto multiplica la capacidad que tienen para ser cada vez más precisas en lo que ofrecen y por ende, los Rabbit Holes se vuelven más tentadores.

¿Cómo hace YouTube para ser un Rabbit Hole?

Entonces sabemos que los Rabbit Holes no representan demasiado misterio y que todo es obra de tu voluntad en combinación con el algoritmo. Tomando en cuenta esto, tanto creadores como usuarios investigadores han aprovechado algunos conocimientos sobre el algoritmo para obtener algunos resultados interesantes.

En el caso de los creadores, se han dedicado a conocer las variables que están en el juego a la hora de posicionar sus videos. En ese sentido, se han determinado elementos que van desde la segmentación demográfica y ubicación geográfica del espectador, hasta sus likes, dislikes y tiempo que se mantiene dentro de los contenidos en los que hace click.

Por su parte, muchos investigadores se han propuesto observar otro aspecto muy interesante del algoritmo y es hasta donde los puede llevar. En ese caso, hay muchas experiencias como las planteadas en Rabbit Hole, la serie de audio estrenada por The New York Times en 2020. Un ejemplo escalofriante es el de Caleb, quien comienza consumiendo contenido pro Obama y acaba inmerso en videos de partidarios de Trump y supremacistas blancos.

Esta faceta si resulta misteriosa porque resulta complicado conocer los límites del algoritmo. Sin embargo, hay que resaltar que este no es perfecto y que hasta ahora se siguen reportando problemas. La más reciente la ha hecho Mozilla, indicando que el algoritmo podría acabarte llevando a videos falsos y sexualizados que incumplen las normas de la plataforma.

¿Cómo evitar caer en un Rabbit Hole?

Como mencionamos al principio, el principal problema frente a los Rabbit Holes es que no notamos la cantidad de tiempo que invertimos. En ese sentido, es necesario que apliquemos mecanismos que nos ayuden a mantener el foco en nuestras actividades. Si bien podemos ser vulnerables a ellos cuando tenemos mucho tiempo libre, también es cuestión de organizarlo.

Esto es algo que debemos tomar en cuenta sobre todo quienes somos más descuidados y solemos perder el foco con frecuencia. Establecer horario para las actividades, incluyendo el tiempo libre, podría ayudarnos a evitar invertir demasiado en un Rabbit Hole. Aunque es genial que YouTube nos recomiende contenido de interés, es necesario que tengamos el dominio de nuestro para no perdernos en sus rincones.

El misterio de los Rabbit Holes se encuentra realmente en donde terminan o si en algún terminan. Sin embargo, es claro que los resultados extraños como los que arroja YouTube muchas veces, se deben a comportamientos del algoritmo que progresivamente son corregidos por las plataformas.

Escribir un comentario