Por lo general faltar a clases se asocia con estudiantes de bajo desempeño escolar. Sin embargo, a raíz de la pandemia ocasionada por el COVID-19 la metodología de enseñanza ha cambiado. Muchos estudiantes han hecho de sus casas su nueva escuela y del Internet un medio para recibir enseñanza. En efecto, eso ha ocasionado que la “asistencia escolar” sea más relajada.

Contra todo pronóstico, una nueva investigación señala que faltar a clases tiene un impacto positivo en el proceso de aprendizaje de los estudiantes. En específico, indica que saltarse clases podría mejorar el rendimiento escolar de algunos estudiantes.

“El aprendizaje efectivo fuera de la escuela ha planteado claramente mayores demandas en la autonomía de los estudiantes, capacidad de aprendizaje independiente, funcionamiento ejecutivo, autocontrol y capacidad de aprender en línea. Estos son todas habilidades esenciales para el presente y el futuro. Es probable que algunos estudiantes fueran más competentes en ellas que otros y que, como resultado, pudieron aprender más que sus compañeros mientras no estaban en la escuela”, se explica en un informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Estudiantes del alto desempeño tienden a adquirir más conocimientos por sí mismos

Faltar a clases no puede hacerlo cualquier estudiante, puesto que no todos tienen las mismas capacidades y habilidades cognitivas. En el artículo, lo investigadores exponen que los alumnos de alto rendimiento tienden a autorregular mejor su estudio, es decir, a ser autodidactas y adquirir conocimientos por sí mismos.

Por lo general, hay asignaturas que demandan más tiempo que otras. Todo dependerá de las inclinaciones de cada persona. No obstante, algo que comparten los estudiantes de alto rendimiento es que tienden a distribuir su tiempo entre asignaturas de forma más eficiente. Precisamente por ello se saltan algunas clases, pues son áreas que dominan. Así que en vez de emplear tiempo en esa asignatura, lo utilizan para avanzar en otras áreas que requieren más empeño o simplemente para tomar un descanso.  

“La instrucción en el aula puede ofrecer material menos desafiante para estos estudiantes de alto rendimiento, lo que significa que pueden aprender más rápido de proyectos de aprendizaje remoto y tareas adaptadas a sus conocimientos y habilidades”, se destaca en el artículo.

Más autonomía para estudiantes de alto rendimiento

En Grecia, el Ministerio de Educación otorga más autonomía a los estudiantes de alto rendimiento. Eso significa que tienen la potestad de decidir a qué clases pueden asistir y a cuáles no, específicamente se les permite perder un 30% de sus clases sin penalización. Para gozar de ese beneficio, los estudiantes deben haber obtenido una calificación promedio superior al 75% en el curso anterior.

Con eso, las autoridades buscan que los estudiantes puedan emplear su tiempo de forma más eficiente en pro de su rendimiento escolar e intereses personales. “Entonces, en lugar de asistir a clases, podrían, por ejemplo, usar este tiempo para el autoestudio o el ocio”, agregan los autores.

La implementación de esta metodología en Grecia, ha permitido que los estudiantes mejoren su rendimiento académico, obtengan mejores calificaciones en asignaturas de alto interés como Matemática o Literatura. Incluso, permitió que obtuvieran puntajes significativos en procesos de admisión universitaria. Sin dudas, es una política prometedora. Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Referencia:

Being able to skip classes improves some students’ performance, others struggle with more autonomy. https://phys.org/news/2021-08-classes-students-struggle-autonomy.html

Escribir un comentario