Uno de los grandes temores en el contexto de la pandemia de COVID-19 era que los receptores de trasplantes de órganos no toleraran bien o no respondieran a las vacunas. Por fortuna, un nuevo estudio publicado en la revista Transplant Infectious Disease arroja muy buenos resultados y confirma que sí pueden ofrecer protección contra la enfermedad por coronavirus.

Los médicos y científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego informaron una reducción de casi 80 por ciento de la incidencia de COVID-19 sintomático entre los receptores de trasplantes de órganos que fueron vacunados en comparación con sus contrapartes no vacunadas durante el mismo período.

Baja incidencia de COVID-19 entre receptores de trasplantes de órganos

El hallazgo surge del análisis de los datos clínicos extraídos del registro de trasplantes de UC San Diego Health desde el 1 de enero de 2021 hasta el 2 de junio de 2021. Los sujetos fueron 2,151 receptores de trasplantes de órganos sólidos, incluidos riñón, hígado, pulmón y corazón.

Hombre de rasgos asiáticos con mascarilla contra la COVID-19 recibiendo una vacuna de parte de una trabajadora sanitaria.

Entre ellos, 912 estaban completamente vacunados al momento del estudio, 70 por ciento de los cuales recibió la vacuna mRNA-1273 desarrollada por Moderna; mientras que 1,239 pacientes conformaron un grupo de control que incluyó 1.151 no vacunados y 88 parcialmente vacunados.

Durante el período de estudio, hubo 65 diagnósticos de COVID-19 entre los receptores de órganos; cuatro de ellos estaban completamente vacunados y 61 eran del grupo de control, dos de los cuales eran individuos parcialmente vacunados. A pesar de ello, no hubo muertes entre los vacunados; solo dos entre los 61 controles diagnosticados con COVID-19.

Vacunación, distanciamiento social y uso de mascarillas

Los receptores de trasplantes suelen recibir medicamentos para inhibir su sistema inmunitario y ayudar al organismo a aceptar el nuevo órgano. Como muchos ya imaginarán, estos procedimientos, a pesar de necesarios, conllevan un alto riesgo en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Hasta ahora, los estudios mostraban que solo la mitad de los receptores de trasplantes de órganos sólidos desarrollan anticuerpos contra la proteína pico del coronavirus después de recibir sus vacunas contra COVID-19. Sin embargo, este estudio recuerda la importancia de no centrarse únicamente en los niveles de anticuerpos para evaluar la efectividad de las inyecciones.

Mano sosteniendo vacuna contra COVID-19 rodeada por coronavirus.

La solución podría ser ubicarlos en las listas de prioridad, pero su propia condición podría limitar significativamente la efectividad de las vacunas contra COVID-19, razón por la cual se considera que los receptores de trasplantes tienen un mayor riesgo de contraer el virus y enfermar gravemente.

Los hallazgos de esta investigación ofrecen una fuerte evidencia de que vacunarse proporciona una protección significativa incluso a personas con sistemas inmunitarios frágiles.

Por tanto, los autores recomiendan que los pacientes trasplantados se vacunen contra COVID-19 y que además mantengan las medidas preventivas no farmacéuticas. Los estudios más recientes ponen en duda la efectividad de las vacunas actuales contra la variante delta del coronavirus y, mientras los científicos buscan formas de solventarlo, lo mejor es mantener la precaución.

Referencia:

Clinical effectiveness of COVID-19 vaccination in solid organ transplant recipients. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/tid.13705

Escribir un comentario