La aparición de nuevas cepas del coronavirus tiene al mundo de nuevo en alerta. Las jornadas de vacunación nos habían traído una sensación de calma que se ha ido disolviendo a medida que los conteos de contagios vuelven a aumentar. Como una forma alternativa de protegernos contra la nueva ola del SARS-CoV-2, la ciencia ha desarrollado una combinación de anticuerpos que debería prevenir el COVID-19.

Los detalles de tal composición se publicaron recientemente en New England Journal of Medicine. Para su realización un equipo de científicos se unió bajo la dirección de Meagan P. O’Brien, del Regeneron Pharmaceuticals en Tarrytown, Nueva York.

En conjunto, realizaron un estudio que incluyó a participantes de 12 años en adelante que hayan estado expuestos a un posible contagio por familiares con los que compartían vivienda y que dieron positivo al SARS-CoV-2. A un grupo al azar se les asignó la combinación de anticuerpos, mientras que el otro recibió un placebo. Al final, fue innegable que el grupo con el medicamento resistió mejor al contagio.

La combinación de dos anticuerpos podría prevenir casos de COVID-19

Específicamente, la mezcla utilizada para la investigación estuvo compuesta por los anticuerpos monoclonales casirivimab e imdevimab. Para identificarlos, se los denominó REGEN-COV subcutáneo.

Para comprobar la efectividad de su combinación de anticuerpos a la hora de prevenir la infección, suministraron 1.200 mg de la mezcla a cada participante dentro de las 96 horas posteriores a su contacto con el familiar infectado.

De los 753 pacientes que recibieron el combo de anticuerpos, solo 11 dieron positivo al COVID-19. Por su parte, de los 752 que recibieron el placebo, al menos 59 se contagiaron con el SARS-CoV-2. En otras palabras, el 7,8% de los del grupo placebo se enfermaron, mientras que en el otro grupo solo se contagió un 1,5% de la muestra.

La combinación de anticuerpos también redujo los síntomas y duración de la enfermedad

Combinación de anticuerpos contra el COVID-19
Vía stock.adobe.com

Como si fuera poco, se demostró que la combinación de anticuerpos no solo era buena para prevenir la el COVID-19. De hecho, también mostró tener sus efectos benéficos al disminuir la gravedad de sus síntomas y el tiempo requerido para la recuperación.

Entre las 2 y 4 semanas de la medición, solo (0,3%) 2 de 753 pacientes con REGEN-COV presentaron casos sintomáticos. Por otro lado, el 3,6% (27 de 752) de los pacientes del grupo control presentaron síntomas.

Sumado a lo anterior, se observó que los pacientes con casos asintomáticos se curaban un promedio de dos semanas más rápido cuando habían recibido el REGEN-COV. Eso da cuentas por un promedio de 1,2 semanas para la recuperación frente a uno de 3,2 semanas para aquellos que no recibieron el cóctel de anticuerpos.

Un apoyo para las jornadas de vacunación

De acuerdo con los investigadores, la combinación de anticuerpos podría ser un aliado de gran valor en el futuro. Claramente, las vacunas siguen siendo nuestra mejor alternativa para tener una protección relativamente duradera contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, la aparición de nuevas cepas, la necesidad de refuerzos cada cierto tiempo y la escasez de las dosis en algunas partes del mundo hacen que ellas no siempre puedan estar para protegernos. De allí que valga la pena tener otros métodos de refuerzo como las combinaciones de anticuerpos que nos ayuden a prevenir el COVID-19.

Referencia:

Subcutaneous REGEN-COV Antibody Combination to Prevent Covid-19: DOI: 10.1056/NEJMoa2109682

Escribir un comentario