Una investigación publicada en la revista European Urology ha revelado algo que podría mejorar los esfuerzos de prevención del cáncer de próstata: la frecuencia de eyaculación durante la edad adulta.

Los investigadores descubrieron que eyacular más de 20 veces al mes se asoció con un menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Y aunque no se trata de una recomendación directa ni una garantía de que no aparecerá la enfermedad, el hallazgo recuerda la importancia del cuidado de la sexualidad para la salud en general.

Pocos factores de riesgo modificables para el cáncer de próstata

Tumor relacionado con cáncer de próstata, una enfermedad que podría prevenirse por la frecuencia de eyaculación.

En general, el cáncer está asociado a varios factores de riesgo modificables, como la alimentación, ejercicio, sueño y la exposición a sustancias tóxicas. Y aunque es difícil de hablar de una causa en particular, algunas de sus formas tienen causas más particulares, algunas de las cuales no son tan fáciles de limitar.

El cáncer de próstata, por ejemplo, tiene pocos factores de riesgo modificables identificados hasta ahora, por lo que es difícil plantear intervenciones dirigidas a prevenirlo. Uno de los más potenciales es la frecuencia de eyaculación que, en mayor medida, parece tener un efecto protector contra la enfermedad.

Un estudio robusto de más de 10 años

En su nuevo trabajo, los investigadores evaluaron si la frecuencia de la eyaculación durante la edad adulta está relacionada de alguna forma con el riesgo de cáncer de próstata. Para ello, hicieron un estudio de cohorte prospectivo en el que participaron 31,925 hombres que respondieron preguntas sobre la frecuencia de eyaculación.

El cuestionario se realizó en 1992, momento desde el cual los investigadores hicieron seguimiento a los participantes, hasta el año 2010. También evaluaron la eyaculación mensual promedio en tres momentos: entre los 20 y 29 años; entre los 40 y 49 años y el año anterior al cuestionario. Durante todo el estudio, 3,839 de los hombres que participaron fueron diagnosticados cáncer de próstata.

¿Influye la frecuencia de eyaculación en el riesgo de cáncer de próstata?

Como es de esperar, la frecuencia de la eyaculación estuvo influenciada por factores como el índice de masa corporal estandarizado por edad, la actividad física, el divorcio, los antecedentes de infecciones de transmisión sexual, así como por el consumo total de calorías y alcohol. A pesar de ello, hubo un efecto protector contra la enfermedad de parte de la frecuencia de eyaculación.

Los hombres que informaron una frecuencia de eyaculación más alta en la edad adulta tenían menos probabilidades de ser diagnosticados posteriormente con cáncer de próstata en comparación con los que informaron una frecuencia baja.

Particularmente, los hombres que eyaculaban más de 21 veces al mes parecían tener más protección que los que reportaron entre 4 y 7 eyaculaciones. Por lo que estos hallazgos proporcionan evidencia adicional de algo que los científicos ya habían detectado hace algún tiempo.

“Estos hallazgos proporcionan evidencia adicional de un papel beneficioso de la eyaculación más frecuente a lo largo de la vida adulta en la etiología del cáncer de próstata, en particular para la enfermedad de bajo riesgo”, concluyeron los autores.

Referencia:

Ejaculation Frequency and Risk of Prostate Cancer: Updated Results with an Additional Decade of Follow-up. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0302283816003778

Escribir un comentario