Si el simple hecho de competir en las Olimpíadas es un gran logro para un atleta, ¿cuánto más lo sería ganar una medalla olímpica por un buen desempeño? Sin lugar a dudas, estas arrastran un profundo valor sentimental al que sería difícil ponerle precio pero, curiosamente, sí lo tienen.

Aunque los atletas deben entrenar arduamente su cuerpo y mente para competir en los juegos olímpicos, los fanáticos y coleccionistas la tienen relativamente fácil para conseguir una medalla. Porque sí, es posible comprar una medalla olímpica, así como muchos otros objetos de colección, y su precio puede llegar a ser exorbitante.

¿Cuánto cuesta una medalla olímpica?

En los actuales Juegos Olímpicos de Tokio, las medallas de oro que ganan los atletas en realidad no son del metal puro. Su composición abarca más plata, mientras que el oro representa apenas unos 6 gramos del peso total del premio, de 556 gramos. Por tanto, su costo es de alrededor de USD$ 800, según Philip Newman, socio fundador y director gerente de Metals Focus, una empresa de investigación con sede en Londres.

Sin embargo, las medallas de plata que se están entregando sí son de plata pura, y pesan 500 gramos, según el Comité Olímpico Internacional (COI). Con base en ello, Newman estima un precio de 450 dólares.

A las de plata, siguen las de bronce, que contienen latón rojo, que es un 95 por ciento cobre y un 5 por ciento zinc. Como es de esperar, la medalla olímpica de bronce tiene un precio mucho menor que la de plata y oro.

Cada medalla lleva los cinco anillos olímpicos, el nombre oficial de los juegos y a Nike, la diosa griega de la victoria. En todos los tipos descritos, el premio viene con un estuche de madera.

Las razones por las que algunos atletas olímpicos venden su premio

Tratándose de un logro literalmente hercúleo, suena difícil imaginar que alguien pueda decidir venderlo. Una medalla olímpica es algo que definitivamente vale la pena conservar, pero la vida a veces nos pone en situaciones en las que debemos desprendernos de lo que más apreciamos.

Muchos atletas olímpicos que ganaron en algún momento se vieron en la necesidad de vender su medalla por dificultades económicas. A otros, en cambio, los motivó la recaudación de fondos para obras de caridad.

Por ejemplo, Bill Russell anunció que subastará este otoño su medalla de oro de los Juegos Olímpicos de 1956, así como otros objetos de colección, para recaudar fondos para MENTOR, su propia organización benéfica orientada a la formación de jóvenes.

El precio que los coleccionistas están dispuestos a pagar por una medalla olímpica

Una medalla olímpica “es un objeto de colección de nicho”, según Bobby Livingston, vicepresidente ejecutivo de RR Auction. “Las que han salido al mercado en los últimos años, no hay exceso de ellas”, por lo que pueden llegar a tener un alto valor. RR Auction fue la casa de subastas que negoció la venta de las tres medallas y otras 18 el pasado 22 de julio.

Los precios varían drásticamente de su costo de fabricación. Alguien pagó USD$ 1,283 por una medalla de plata de los Juegos Olímpicos celebrados en París en 1900. Otra pagó USD$ 3,750 por una de bronce de los Juegos de Invierno de 1956 en Cortina d’Ampezzo, Italia.

Pero el precio más elevado lo tiene una que data de los Juegos Olímpicos modernos de Atenas en 1896, momento en el cual no había medallas olímpicas de oro. Según RR Auction, se vendió por USD$ 180,111.

JesseOwens, atleta que vendió su medalla olímpica a un precio elevado.
Jesse Owens fue un atleta que ganó cuatro medallas en un mismo evento de Juegos Olímpicos.

Un coleccionista pagó por una de las cuatro medallas olímpicas ganadas por Jesse Owens en las Olimpiadas de 1936 en Berlín el precio de casi 1,5 millones de dólares. Owens fue un atleta estadounidense de piel oscura que, obviamente destacó en los juegos de aquel momento, pero lo hizo ante la mirada de Hitler.

Claro está que el precio de una medalla no depende únicamente de los materiales con los que se fabricó, sino las circunstancias en las que concedió. Los expertos dicen que su origen, la historia que arrastran, su estado de conservación e incluso si llevan grabado el nombre del deporte por el que fueron concedidas pueden afectar su precio.

Referencia:

Tú también puedes tener una medalla olímpica… si consigues pagarla. https://www.nytimes.com/es/2021/08/04/espanol/medalla-olimpica.html

Escribir un comentario