Si volvemos a ver ‘Twilight’, en este momento, podremos darnos cuenta de la cantidad de momentos incómodos, y mejor catalogados como “cringes” que existen en la producción basada en la novela de Stephanie Meyer. Sin embargo, nada superará la impronta, que rayaba en la pedofilia, entre Jacob y Renesmee.

Para los que no vieron la cinta, sobre todo las últimas dos partes de la saga con ‘Amanecer’, no sabrán que Jacob Black se enamoró de la hija mitad vampiro, mitad humana, de Edward Cullen y Bella, llamada Renesmee.

Sí, como lo leen. Un hombre lobo de casi 18 años se enamoró de una bebé, la bebé de la mujer que, hace solo una película anterior, él había besado.

Si bien Stephanie Meyer intentó explicar los orígenes de la relación entre Jacob y Renesmee, y en la cinta intentaron demostrarnos que su relación no se haría real sino hasta que ambos fueran de edad aceptable, eso no deja de hacer de esta una relación rara y hasta tóxica.

Piénsenlo, Jacob no se enamoró de la mejor de su ex, o no le montó cachos a su novia, pero se enamoró de la bebé de la mujer que él supuestamente amaba. Y no, no lo hizo cuando la niña ya estaba crecida y vuelta una adulta, sino que lo hizo desde el momento que nació.

Para darles un poco de contexto, los hombres lobos pasaban por una “proceso” que en el libro explicaron como la impresión, que es el medio por el cual los cambiaformas de la tribu Quileute encontraban a su alma gemela. A ver, véanlo como “zing” de ‘Hotel Transilvania’.

Aunque es un poco extraño que un hombre adulto se enamore de una bebé, y que además se “celebre” en una película de drama romántico, según la ficción, los hombres lobos no podían huirle a esa conexión inmediata, al punto de que más nunca lo iban a sentir por nadie más.

La mayoría de los hombres lobos se conectaban con sus parejas en una etapa adulta, sobre todo porque siempre hay componente sexual involucrado. Sin embargo, Jacob se imprime de la hija de su mejor amiga.

Lo más raro de todo esto es que cuando los padres de Renesmee se enteraron, no fue como que lo desterraron de sus vidas, sino que supieron aceptar que es una condición de su peculiar amigo de la familia, y Jacob prometió pasar su vida protegiendo a su hija.

Si lo vemos desde un punto de vista realista, todo esto es bizarro y conflictivo. Sobre todo, porque prácticamente están consintiendo la pedofilia, en una producción que se convirtió en un movimiento de la cultura popular. Por lo mismo, creemos que hoy día habría que tratar el punto del “zing” de una forma diferente.

1 comentario

  1. Creo q el q escribió este artículo o bien no leyó los libros o no los entendió. Ya q la autora explica desmenuzadamente q esta condición haría de el lo q necesitará ella en el momento por el q estuviera cursando en su vida… Ya como un padre, un hermano, un amigo, o un amante…. No exclusivamente el último…

Escribir un comentario