Una persona miope puede ver con claridad objetos cercanos, pero su visión de lejos es borrosa. Los expertos aseguran que esta enfermedad está determinada por la genética y el entorno. Con respecto al último punto, una investigación reciente señala que las restricciones por la pandemia del COVID-19 han provocado que los niños pasen mucho tiempo frente a las pantallas de dispositivos digitales lo que podría causarles miopía.

El coronavirus nos tomó de improvisto, por esa razón nos vimos obligados a permanecer en el confinamiento. A raíz de esa situación, muchos niños se vieron en la necesidad de pasar más tiempo detrás de una pantalla, bien sea leyendo, escribiendo, investigando, entre otras actividades, pues además de entretenerse también debían tomar clases online.

El confinamiento ha acelerado la miopía en los niños

Como mencionamos anteriormente, la miopía está determinada por el entorno. Es por ello que la poca exposición a la luz natural ha acelerado este desperfecto visual en los más pequeños. Así lo sugiere un grupo de investigadores de la Universidad China de Hong Kong, quienes analizaron a más de 120 mil niños, los cuales se dividieron en dos grupos.

Los chicos que formaron parte del primer grupo habían sido reclutados en el 2015, mientras que el otro grupo estuvo conformado por infantes seleccionados entre 2019 y 2020 (en pandemia). Por un lado, al primer grupo le hicieron seguimiento por tres años y al segundo por ocho meses.

Como resultado obtuvieron que: la tasa de miopía era más alta en el grupo de la era COVID-19. Ellos destacan que en el grupo prepandemia, uno de cada tres niños había desarrollado miopía en los últimos tres años. Mientras que en el segundo grupo, uno de cada cinco niños había desarrollado miopía en tan solo ocho meses. Así pues, los resultados sugieren un aumento de 2.5 veces en la incidencia de miopía durante la pandemia.

Durante el confinamiento el tiempo de los niños frente a las pantallas pasó de 3.5 horas a 8 horas al día

Niño usando una tablet
Vía: Pixabay

Como parte del mismo estudio, los autores consultaron a los chicos cuanto tiempo pasaban al aire libre, frente a las pantallas y otras actividades. Sorprendentemente, detectaron que el primer grupo dedicaba aproximadamente 75 minutos al día al aire libre. No obstante, debido a las restricciones por la COVID-19, ese tiempo se redujo a 24 minutos al día. Al respecto, el coautor del artículo, Jason Yam, comenta:

Nuestro estudio demostró que menos tiempo al aire libre y más tiempo frente a la pantalla, se asocia con una progresión más rápida de la miopía, que suena como una condición inocua pero en realidad puede predisponernos a múltiples complicaciones oculares y aumentar el riesgo de pérdida irreversible de la visión más adelante en la vida”.

Otros estudios confirman lo señalado por Yam y sus colegas. Específicamente indican que las restricciones por la pandemia han provocado un descenso sustancial de la agudeza visual en más de 120 mil niños en edad escolar, tras el cierre de las escuelas durante el primer semestre del 2020. Básicamente, porque pasaban aproximadamente ocho horas al día frente a las pantallas realizando sus actividades escolares.

Pero, ¿a qué se debe este incremento en casos de miopía?

Los expertos afirman que la mayoría de los niños nacen ligeramente hipermétropes, es decir con dificultad para ver claramente objetos cernanos. En ese sentido, el oftalmólogo afiliado a las Instituciones Médicas Johns Hopkins, Neil M. Bressler, explica que:

Sus ojos tienen forma de balón parcialmente desinflado, lo que hace que las imágenes converjan detrás de la retina pero, a medida que crecen, sus ojos se alargan hasta formar una esfera, lo que permite que las imágenes converjan de manera directa en la retina. Sin embargo, si el alargamiento no se detiene en algún momento, los ojos se vuelven más ovalados y las imágenes convergen entonces por delante de la retina, lo que constituye la definición de miopía”.

En este punto es donde entra en juego la luz exterior, cuya función es estimular la liberación de dopamina e inhibir el alargamiento del ojo. Por ello, el entorno donde se desenvuelven los niños es tan importante. Entonces, la recomendación acá es promover las actividades al aire libre y reducir en la medida de lo posible el tiempo de pantalla de los niños, pues puede ser contraproducente.

Referencia:

Progression of Myopia in School-Aged Children After COVID-19 Home Confinement. http://doi.org/10.1001/jamaophthalmol.2020.6239

2020 as the Year of Quarantine Myopia. http://doi.org.10.1001/jamaophthalmol.2020.6231

Por qué está aumentando la miopía en los niños. https://www.nytimes.com/es/2021/05/06/espanol/miopia-infantil.html

Escribir un comentario