Un evento inesperado se ha dado en la Zoológico Natural Takasakiyama. Ubicada en la ciudad de Oita, en la isla de Kyushu –una de las tres principales de Japón–, la reserva natural ha estado activa por casi 70 años y nunca había presenciado un acontecimiento como el actual. Recientemente, una macaco hembra se ha coronado como la nueva alfa del recinto.

Desde la inauguración de la reserva, en 1952, nunca se había registrado que una hembra se hiciera con el dominio de toda una manada –por lo que el evento actual se ha clasificado como un comportamiento claramente atípico–. Pero lo anterior no ha evitado que Yakei, la hembra de 9 años, se tome muy en serio su nuevo rol como líder del “Grupo B” de macacos japoneses en Takasakiyama.

El ascenso de Yakei

La hembra de menos de una década ya se había colocado a lo que se creía sería la cima de la jerarquía de los macacos cuando, en abril, golpeó a su propia madre y se convirtió en la líder entre las hembras. Pero Yakei sorprendió a todos cuando su cruzada por el dominio no paró allí.

Al poco tiempo, con sus 10 kilogramos de peso, decidió enfrentarse a Nanchu, el macho alfa de 31 años del “Grupo B”, conformado por 677 macacos. Durante los últimos cinco años, el macaco defendió su puesto como líder y mantuvo su estatus. Pero tal racha acabó cuando perdió en el combate contra Yakei y salió herido.

Desde ese momento, las cosas cambiaron.

Yakei comenzó a comportarse como el alfa de la manada

Macaco hembra alfa entre un grupo de macacos japoneses.
Vía Shutterstock.

Los trabajadores de la reserva notaron que algo era extraño cuando Nanchu comenzó a evitar a Yakei –algo que un macho alfa nunca hace con ningún miembro de la manada–. Sumado a eso, la hembra también empezó a comportarse de forma más agresiva y territorial.

Un ejemplo claro de eso fueron sus constantes subidas a las copas de los árboles para sacudirse y hacer ruido. Un comportamiento que suele estar reservado solo para los machos dominantes y se considera extremadamente raro entre las hembras.

Como si fuera poco, Yakei también comenzó a andar por el recinto con la cola erguida, otra actitud muy rara entre las hembras y usualmente mantenida solo por el jefe de la manada. Tal sumatoria de hechos hicieron sospechar al personal que la macaco podría haberse convertido en la hembra alfa de la manada –un evento inédito, hasta ahora–.

La primera macaco hembra alfa en Takasakiyama

Como ya mencionamos, la actitud de Yakei no se había dado nunca antes entre los macacos japoneses de Takasakiyama. Por ende, al principio el personal de la reserva no sabía identificar muy bien qué había pasado en las dinámicas del Grupo B.

Para poder estar seguros, decidieron llevar a cabo la “prueba del maní”. Tal como ya se sabe, los macacos se alimentan en orden jerárquico, por lo que el primero en comer también es aquel con mayor estatus en su grupo, es decir, el alfa.

Se esperaría que Sanchu, el presunto alfa del grupo fuera el primero en comer los manís. Pero las cosas no ocurrieron así. De hecho, el macho se retiró y dio el primer bocado a Yakei, confirmando así su estatus como líder y alfa de la manada. Algo que ha sido clasificado como un “caso raro” por parte de un funcionario del Centro de Monos de Japón en Inuyama, Prefectura de Aichi, de acuerdo al portal japonés Mainichi.

Normalmente, las monas no se enfrentan a los machos. No tengo idea de por qué se convirtió en la número 1. El mundo de los macacos puede estar cambiando”, acotó el empleado del zoológico, Tadatoshi Shimomura.

Escribir un comentario