Las personas que practican deportes de alto impacto tienen más probabilidades de sufrir caídas y choques, siendo más propensos a sufrir lesiones en la cabeza. No obstante, las conmociones cerebrales tienden a ser más fuertes en las mujeres, según un artículo publicado en la revista Nature.

La investigadora de la Universidad de Swansea en el Reino Unido, Liz Williams, explica que tras colocar una serie de protectores bucales (con sensores) en los jugadores para detectar la velocidad del movimiento de sus cabezas durante un partido de rugby, detectó que los cráneos de las mujeres se aceleraban cuando sufrían una tacleada, lo que aumentaba las probabilidades de sufrir una lesión cerebral.

Las mujeres tardan más en recuperarse de traumatismos cerebrales

Una chica con dolor de cabeza

Los autores destacan que las mujeres tienen 1.9 veces más probabilidades de sufrir lesiones cerebrales en comparación con los atletas masculinos. Asimismo, sugieren que los traumatismos son más graves en atletas femeninas, incluso que su recuperación tiende a ser más lenta.

Por ejemplo, la entrenadora de atletismo y científica deportiva de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, Tracey Covassin, llevó a cabo una investigación sobre jugadores de fútbol con conmoción cerebral en los Estados Unidos. En esta, detectó que las mujeres deportistas que se recuperaban de una lesión cerebral tendían a presentan mayores problemas de memorias en comparación con los hombres.

¿A qué se debe esta diferencia entre hombres y mujeres?

Los investigadores indican que la estructura de las células cerebrales varía de un género a otro y, que las conmociones cerebrales se presentan con mayor intensidad en las mujeres debido a: la microestructura del cerebro, la influencia de las hormonas, regímenes de entrenamiento, experiencia de los jugadores y el manejo como tal de las lesiones. Al respecto, el neuropatólogo de la Universidad de Glasgow en Reino Unido, Willie Stewart, explica:

El daño que causa la conmoción cerebral puede ser bastante sutil, pues el cerebro no puede moverse tanto en el cráneo. De hecho, el cerebro llena virtualmente la cavidad intercraneal y hay una pequeña película delgada de líquido que llena el espacio que queda. Pero, en la fracción de segundo después de un impacto, la cabeza se desacelera rápidamente y las fuerzas resultantes se transmiten al interior del cerebro. La materia gris gelatinosa sufre fuerzas de cizallamiento significativas cuando la cabeza se detiene repentinamente, empujando y tirando del tejido cerebral de una manera que puede causar daño estructural”.

Los axones de las mujeres son más pequeños

Conexiones neuronales

Se cree que el daño a los axones –responsables de transmitir señales eléctricas de una célula a otra- es la principal razón de las conmociones cerebrales. En experimentos previos (cultivaron neuronas de ratas y las dañaron al exponerlas a una ráfaga de aire rápida), Smith y sus colegas habían detectado que las fibras de axón en ratas hembras eran más delgadas que las de los machos. Ese mismo resultado se obtuvo al cultivar neuronas humanas.

“Conocer el alcance del daño axonal podría ser un indicador de qué tan bien alguien podría recuperarse de una conmoción cerebral. En un entorno deportivo, esto podría usarse para determinar cuándo un atleta es seguro para regresar al campo, tal vez en forma de análisis de sangre”, dice Smith.

Las hormonas pueden agravar las conmociones cerebrales

Los científicos indican que las hormonas (estrógenos y progesterona) que intervienen en el ciclo menstrual pueden agravar una conmoción cerebral. En específico, señalan que a las mujeres que sufren una lesión cerebral durante la fase lútea del ciclo menstrual (altos niveles progesterona) les va peor en comparación con las mujeres que se encuentran en etapa folicular.  

Por el contrario, otros estudios indican que la progesterona tiene un efecto neuroprotector. Por tanto, sugieren que una lesión cerebral puede provocar que estos niveles hormonales caigan abruptamente. En vista de ello, no se descarta la idea de que los traumatismos en la cabeza pueden afectar el ciclo menstrual y otros aspectos de la función reproductiva.

De acuerdo a lo señalado podemos concluir que: las mujeres sufren peores conmociones cerebrales porque sus axones tienden a romperse con mayor facilidad y el efecto neuroprotector de la progesterona tiende a disminuir ante un traumatismo cerebral.

Referencia:

Why sports concussions are worse for women. https://doi.org/10.1038/d41586-021-02089-2

Escribir un comentario