Durante mucho tiempo se pensó que las jirafas tenían poca o ninguna estructura social, pero un nuevo estudio desafía por completo esta idea tradicional. Según los investigadores de la Universidad de Bristol, las jirafas son una especie muy compleja a nivel social, tanto como los elefantes y las orcas, y esto favorece su supervivencia.

El estudio de 10 años, publicado en la revista Mammal Review, revela que su estructura social se rige por lo que se conoce como la “hipótesis de la abuela”. Las hembras viven más allá de la menopausia y ayudan a criar a las siguientes generaciones para así preservar a los miembros de la familia.

Cooperación y sociedades matrilineales, dos hipótesis para comprender la estructura social de las jirafas

La mayoría de los estudios sobre el comportamiento de las jirafas se reaizaron de forma aislada, por lo que aún no hay consenso sobre su estructura social. A fin de obtener respuestas, los investigadores decidieron explorar con mayor minuciosidad la documentación existente. Para ello revisaron 404 artículos sobre el comportamiento y la organización de las jirafas, incluidos individuos cautivos y poblaciones de vida salvaje.

Inicialmente plantearon dos hipótesis: una que alegaba que las jirafas tienen un sistema social complejo basado en la cooperación; y otra que sugiere que las jirafas forman sociedades matrilineales, en las que las hembras son de vital importancia para la supervivencia del grupo.

En la primera hipótesis, se forman grupos estables de hembras, las crías permanencen en su grupo natal durante parte o toda su vida, y las jirafas que no son madres apoyan a las jóvenes en la crianza de la descendencia. En la segunda, los machos se dispersan, hay filopatría de las hembras, ayuda para criar y proteger a las crías y también beneficios individuales en las interacciones sociales.

Una estructura social compleja amerita comunicación para regular las relaciones

Los investigadores descubrieronque las jirafas enrealidad exhibenmuchas características típicas de los mamíferos con sistemas sociales basados en la cooperación y matrilineales.

Comúnmente, estos sistemas ameritan también complejos sistemas de comunicación que permiten regular las interacciones y las relaciones entre sus miembros. Por lo tanto, es lógico esperar que, dentro de las jirafas, la estructura social también esté regida por sistemas de comunicación complejos. Sin embargo, hasta ahora, la forma en que estas interactúan sigue poco comprendida.

“Este artículo recopila toda la evidencia para sugerir que las jirafas son en realidad una especie social muy compleja, con intrincados y de alto funcionamiento sistemas sociales, potencialmente comparables a los elefantes, cetáceos y chimpancés”, dice la autora principal, Zoe Muller, de la Facultad de Ciencias Biológicas de Bristol.

Vida posmenopáusica, la clave de la supervivencia de las jirafas

El estudio reveló que las jirafas pasan hasta el 30 por ciento de sus vidas en un estado post-reproductivo, lo que las hace parecidas a otras especies con estructuras sociales muy complejas y que además prosperan por medio de la colaboración.

Grupo de jirafas juntas conformado por hembras y crías, dos elementos importantes dentro de su estructura social.
Crédito: Zoe Muller

Por ejemplo, los elefantes y las orcas, que pasan el 23 y 35 por ciento de sus vidas respectivamente en un estado post-reproductivo. Dentro de sus sociedad, las hembras que no son madres juegan un papel crucial y estratégico por ser grandes colaboradoras.

Como explicamos en nuestra nota sobre el instinto maternal, entre los mamíferos, incluidos los humanos, se observa una dinámica que los científicos han denominado la “hipótesis de la abuela”. Esta plantea que la vida útil de las hembras se extiende mucho más allá de su etapa reproductiva, superando incluso la menopausia, para poder ayudar a criar la descendencia de otras hembras dentro de su grupo; de este modo, aseguran la preservación de sus genes.

Los investigadores creen que la crianza cooperativa es vital y forma parte de las líneas matrilineales planteadas inicialmente como hipótesis. Esta sería la estructura social que ha garantizado el éxito evolutivo de las jirafas.

Se necesita más investigación para comprender la dinámica social de las jirafas

A pesar de ello, el reconocimiento de la comunidad científica ameritará evidencia más contundente, para lo que será necesaria mucha más investigación. Zoe ha sugerido ocho áreas clave dignas de exploración para ello, que incluyen el papel de los adultos mayores posreproductivos y los beneficios de su condición física para la supervivencia del grupo.

Avanzar en ello no solo mejoraría la comprensión humana de una especie africana icónica, carismática y antigua; también ofrecería información importante que podría ayudar a mejorar las estrategias para preservarla.

Referencia:

A review of the social behaviour of the giraffe Giraffa camelopardalis: a misunderstood but socially complex species. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/mam.12268

Escribir un comentario