Los nuevos avances de la ciencia y la medicina han dado como resultado el diseño de un innovador implante capaz de asistir en la regeneración de los huesos. Efectivamente, él no es el primero con tal capacidad. Pero, hasta la fecha, ha probado ser el más eficiente y el que, en general, puede ofrecer los mejores resultados de recuperación.

Las primeras evidencias que sustentan tal idea se publicaron recientemente en Science Advances. Detrás de la realización del estudio estuvieron los investigadores Shixuan Chen, Hongjun Wang, Valerio Luca Mainardi, Giuseppe Talò, Alec McCarthy, Johnson V. John, Matthew J. Teusink, Liu Hong y Jingwei Xie.

Gracias a su trabajo conjunto, que involucró a al Centro Médico de la Universidad de Nebraska y la Universidad de Nebraska-Lincoln, ahora la medicina podría haberse topado con un elemento que llevará al siguiente nivel sus tratamientos para la osteoporosis, el trauma físico de los huesos o la cirugía ósea.

La nuevo implante da mejores resultados en los procesos de regeneración de los huesos

Esqueleto con la mano en la barbilla como si estuviera pensando, frente a fondo gris.
Vía Pxfuel.

Según los ensayos que se han realizado en modelos experimentales con ratones, su implante biodegradable con nanofibras fomenta de forma más exacta y controlada la regeneración de los huesos. Eso al menos al compararlo con los resultados obtenidos del grupo control que no recibió implantes y del segundo grupo de comparación que utilizó uno de los actualmente aprobados en el mercado.

De forma general, los ratones que recibieron el implante óseo en sus huesos craneales, presentaron un resultado final más denso, voluminoso y similar al tejido circundante. En otras palabras, recuperaron con más exactitud la calidad y estructura ósea que tenían antes de que fuera perturbada por una fractura.

¿Qué ha hecho tan especial al nuevo implante para los huesos?

En general, el nuevo implante aún trabaja con un sistema de “poros” para guiar a las células, pero no es allí donde yace su éxito para la regeneración de los huesos. En realidad, su mejor cualidad es haber pasado del mundo 2D al 3D e incorporar dicha tercera dimensión en su estructura.

Hasta ahora, se habían diseñado implantes en dos dimensiones, que simplemente actuaban como una “red” para las células. Ahora, la nueva alternativa coloca dicha red en forma de cilindro en la zona que requiere más atención.

Como resultado, las células son dirigidas al centro de la estructura, fomentando una regeneración mucho mejor controlada y más densa. Lo que, al final, se traduce en un tejido óseo más fuerte y resistente.

Pros y contras del implante regenerativo

Además de lo anterior, existen otros aspectos que también han hecho destacar al implante como la mejor alternativa para la regeneración de los huesos. Por ejemplo, se determinó que eran capaces de estimular la recuperación ósea sin la necesidad de incluir células madres de origen externo –algo que es una necesidad en cualquiera de los otros tratamientos–.

Como si eso fuera poco, al analizar la composición de los huesos recuperados, se observó que ellos eran más ricos en minerales como el calcio. En otras palabras, estaban más sanos que el promedio de los tejidos óseos recuperados con otros métodos.

Huesos de una mano humana a la que se le podría colocar un implante para favorecer la regeneración ósea.
Crédito: Sam Webster.

Sumado a lo anterior, también se observó que los perfiles tanto de los huesos recuperados como de los circundantes eran altamente similares. Dicha situación implica que ambas estructuras podrían ser en teoría igual de resistentes y sanas en el futuro.

Por otro lado, no todos los resultados fueron necesariamente positivos. Para ilustrar tal situación, podemos pensar en sus capacidades de “redirección” de las células a través de sus poros en una estructura cilíndrica.

En general, tales canales ayudan a controlar la regeneración ósea, pero también pueden propiciar un crecimiento óseo acelerado o desmedido. Asimismo, también se corre el riesgo de que el implante genere cuadros de inflamación que ocasionen dolor y entorpezcan el proceso de sanación del hueso.

Referencia:

Biomaterials with structural hierarchy and controlled 3D nanotopography guide endogenous bone regeneration: DOI: 10.1126/sciadv.abg3089

Escribir un comentario