Durante la pandemia de coronavirus, los investigadores han explorado las bibliotecas de medicamentos existentes en busca de alguno que pudiera tratar la infección. Irónicamente, uno de los resultados más alabados de la búsqueda no solo es un fármaco eficaz contra COVID-19, sino también para reducir el sangrado menstrual abundante.

Los resultados de un pequeño ensayo sugieren que la dexametasona ayuda a reducir la pérdida de sangre, una condición muy común entre quienes menstrúan y que también puede afectar la calidad vida.

Impacto de la menstruación abundante a nivel social y en la salud

Aunque la menstruación es completamente natural, muchas mujeres experimentan sangrados tan abundantes que pueden afectar su calidad de vida. Muchas pueden verse limitadas en su trabajo, o en circunstancias particulares; pero la consecuencia más preocupante es la pérdida de hierro que puede causar problemas de salud.

Toallas sanitarias y tampones que se usan para sangrado menstrual.

Hasta ahora, el tratamiento más común para el sangrado abundante es el sistema intrauterino, usado también como método anticonceptivo. Pero, a pesar de resolver dos necesidades, no todas las mujeres lo toleran bien. Además, no es la opción ideal para las mujeres que padecen menstruación abundante pero que sí están buscando un bebé.

“Durante más de dos décadas, quienes viven con los síntomas altamente perturbadores y, a veces, debilitantes de sangrado menstrual abundante y/o endometriosis han informado que los tratamientos limitados disponibles a menudo son ineficaces o tienen efectos secundarios intolerables”, dijo la Dra. Annalise Weckesser, antropóloga médica con experiencia en género y salud reproductiva en la Universidad de la Ciudad de Birmingham.

Un fármaco contra COVID-19 con potencial de reducir el sangrado menstrual

No podemos dejar de mencionar las preocupaciones surgidas durante las últimas semanas por los posibles efectos que tienen las vacunas contra COVID-19 sobre la menstruación. Hasta ahora, no hay mucha documentación científica sobre el presunto vínculo con sangrados abundantes, pero algunos expertos médicos creen que es de esperar y dicen que no deberían ser motivo de preocupación.

Pero probablemente la atención se centre ahora en el fármaco, muy usado durante la pandemia y que ha salvado a pacientes con COVID-19 grave, pues parece ayudar a reducir el sangrado menstrual. Antes del coronavirus SARS-CoV-2, la droga se usaba para tratar ciertas formas de artritis, trastornos en la piel en incluso asma, gracias a su acción antiinflamatoria.

Explorando el efecto de diferentes dosis durante tres ciclos menstruales

Los investigadores analizaron los datos de 97 mujeres mayores de 18 años que experimentaban sangrado menstrual abundante. Su pérdida de sangre era, en promedio,de 50 mililitros o más en dos períodos medidos, mientras que sus períodos duraban de 21 a 42 días.

El ensayo consistió en evaluar la eficacia de la dexametasona en diferentes dosis para tratar la pérdida excesiva de sangre menstrual. Para ello, asignaron al azar un placebo o seis dosis diferentes de dexametasona que tomaron dos veces al día durante cinco días antes de que comenzara su período. El tratamiento continuó durante tres ciclos menstruales.

En general, la dexametasona resultó ser eficaz para reducir el volumen de sangre perdido durante los períodos de las participantes; sin embargo, el efecto más claro y contundente se observó al aplicar la dosis más alta, de 1.8 miligramos al día.

La dexametasona reduce el sangrado menstrual

Quienes recibieron esta dosis tuvieron una reducción promedio del 19 por ciento del sangrado mentrual en comparación con su línea de base individual después de recibir el fármaco contra COVID-19. Las participantes tuvieron una reducción promedio de pérdida de sangre menstrual de 25 ml en comparación con las que recibieron el placebo durante los tres ciclos.

Durante el ensayo, se registraron tres eventos adversos graves, pero ninguno de ellos ocurrió en las personas que tomaron la dexametasona. Sin embargo, hubo informes de efectos secundarios leves posiblemente relacionados con el medicamento, como mareos, dolor de cabeza y trastornos del sueño.

Con base en ello, los investigadores creen que la dexametasona podría ser una herramienta útil para combatir el sangrado menstrual abundante. Investigaciones futuras podrían evaluar la seguridad y eficacia del medicamento administrado a través de un pesario vaginal autoaplicado u otro método local a fin de reducir la dosis y, con ello, los efectos secundarios.

Sin embargo, el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos (RCOG) recalcó que el estudio tuvo una muestra mínima y que aún no hay claridad sobre los efectos secundarios a largo plazo. Por ello, recomendó repetir la investigación con más participantes.

Referencia:

Low dose dexamethasone as treatment for women with heavy menstrual bleeding: A response-adaptive randomised placebo-controlled dose-finding parallel group trial (DexFEM). https://www.thelancet.com/journals/ebiom/article/PIIS2352-3964(21)00227-9/fulltext#seccesectitle0001

Escribir un comentario