Todo lo que vivimos deja huella en nosotros, incluso aquello de lo que no somos del todo conscientes. Algo similar ocurre cuando al experimentar una infección, como la COVID-19 pero, contrario a lo que muchos creen, esto no exime la necesidad de vacunarse. A continuación explicaremos por qué.

¿Qué pasa cuando nos infectamos con el coronavirus?

Antes que nada, repasemos el funcionamiento del sistema inmunitario. Podemos dividir su respuesta en dos: innata o adquirida. La innata ocurre cuando las células inmunes, la primera línea de defensa de nuestro cuerpo, se activan al detectar un patógeno, como el coronavirus.

El agente externo puede superar esta barrera, y es cuando se pueden producir la inmunidad adquirida. De ser así, las células T y las células B se activan para abordar la contingencia.

Las células B luchas a través de proteínas bien conocidas como anticuerpos, que son muy específicas para cada patógeno. Las células T pueden ser auxiliares o asesinas; las auxiliares ayudan a las células B a producir anticuerpos, las asesinas matan a las células infectadas para impedir la replicación.

Una vez cumplida su función, tanto las células B como las células T desarrollan una memoria que les permite mantenerse alerta para detectar el mismo patógeno en una futura exposición.

Inmunidad híbrida: vacunarse contra COVID-19 después de haber tenido la infección

Padecer la infección con el coronavirus y recuperarse ciertamente genera anticuerpos contra el patógeno. Sin embargo, al comparar la respuesta por infección natural con la respuesta inmunitaria derivada de una vacuna, esta última supera con creces la primera.

Pero hay algo que parece superar ambos casos: la respuesta inmune generada después de la infección y de la vacunación. A esto se le conoce como inmunidad híbrida y es más potente que la infección natural o la vacunación por sí sola, según demuestran los estudios.

Escudo en referencia a la inmunidad adquirida por infección o por vacunarse contra COVID-19.

Después de vacunarse contra COVID-19, las personas que ya habían padecido la infección han mostrado respuestas de células B de memoria más diversas y sólidas que las personas que solo han sido vacunadas. Esto, en particular, se ha observado mayoritariamente en aquellos recuperados que recibieron las vacunas de ARN mensajero, que incluso parecen ofrecer protección contra las variantes Alfa y Beta del coronavirus.

Algunos estudios ya han reportado resultados satisfactorios para estos casos. Uno de ellos mostró que los niveles de anticuerpos eran más altos entre las personas que se habían recuperado de COVID-19 y se vacunaron luego en comparación con los de los que solo habían tenido la infección.

Otro mostró que las células B de memoria contra el coronavirus son de cinco a 10 veces más altas en personas vacunadas después de haberse recuperado con respecto a la infección natural y a la vacunación sin infección previa.

Una sola dosis de vacuna después de la infección podría ser suficiente

No podemos dejar de mencionar algunos informes que sugieren que las personas que han tenido COVID-19 solo necesitan una dosis de la vacuna, aunque se recomienden dos.

Por ejemplo, un estudio publicado en junio de este año mostró que estos individuos tendían a generar poderosas respuestas inmunes, basadas en niveles de anticuerpos contra el dominio de unión al receptor de la proteína de pico, con tan solo recibir una dosis de la vacuna de ARNm; pero no hubo mayores beneficios en administrar el segundo pinchazo.

Sin embargo, asegurar que bastaría vacunarse con una sola dosis para prevenir una nueva infección de COVID-19 es apresurado. En primer lugar, porque estos estudios solo se han realizado en vacunas de ARNm, además de que, en los ensayos clínicos de fase 3 no se incluyeron personas que ya se habían enfermado.

Por el momento, lo mejor es recibir ambas dosis de las vacunas contra COVID-19 y seguir al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Además, como bien sugirió un estudio la semana pasada, mantener medidas preventivas como el distanciamiento social y el uso de mascarilla al menos hasta que los procesos de inmunización avancen aún más.

Referencia:

If I’ve already had COVID, do I need a vaccine? And how does the immune system respond? An expert explains. https://theconversation.com/if-ive-already-had-covid-do-i-need-a-vaccine-and-how-does-the-immune-system-respond-an-expert-explains-164236

Escribir un comentario