El cambio climático y sus efectos, a estas alturas, no son un secreto para nadie. Conocemos bien sus efectos y gran parte de las consecuencias que podrían traer es en futuro. Pero, la actual no es la primera época en la que la Tierra debe enfrentar grandes modificaciones climáticas. Ahora, gracias a un reciente estudio, al menos se ha determinado que la disminución o aumento del dióxido de carbono podría tener mucho que ver con dichos cambios del clima del planeta.

Para llegar a tal conclusión, los investigadores Alan T. Kennedy-Asser, Vera A. Korasidis, Malcolm W. Wallace, Paul J. Valdes, Daniel J. Lunt y Richard D. Pancost trabajaron bajo la dirección de la Dra. Vittoria Lauretano y el Dr. David Naafs. Los resultados de su estudio, publicados en Nature Geoscience, nos han ayudado a comprender un poco mejor la historia de nuestro planeta.

Cuando la Tierra se enfrió

Sabemos bien que, entre unos 40 y 34 millones de años atrás, la Tierra se vio enfrentada a un cambio climático drástico. Durante el Eoceno, nuestro planeta era mucho más cálido de lo que es ahora, e incluso zonas como la Antártida estaban pobladas por bosques frondosos.

Sin embargo, dicha realidad cambió con la llegada del Oligoceno, hace 34 millones de años. Tal época trajo un descenso drástico de las temperaturas que llevó a la Antártida los grandes glaciares y formaciones heladas que conocemos en la actualidad.

En total, según los registros, las temperaturas generales del océano y de la Tierra descendieron 3 °C. Ahora, los investigadores de la Universidad de Bristol sospechan que tal cambio en el clima de la Tierra podría hacerse dado debido a la disminución del dióxido de carbono en su atmósfera.

La disminución del dióxido de carbono en el ambiente pudo enfriar el clima de la Tierra

Con la finalidad de dar un vistazo detallado al clima del pasado, los científicos trabajaron con fósiles moleculares conservados en carbones antiguos. Ellos provenían de la cuenca Gippsland del sureste de Australia. Dentro de su composición, se encuentran registros de al menos 10 millones de años de la historia de nuestro planeta.

Planeta Tierra con clima gélido debido a la disminución del dióxido de carbono en la atmósfera.

Al utilizarlos, los investigadores pudieron generar diferentes simulaciones de lo que sería la evolución climática de la Tierra. Algo que podría ayudar finalmente a entender qué desencadenó el drástico cambio entre el Eoceno y el Oligoceno.

Según la simulación, solo los escenarios en los que se registraba una disminución del dióxido de carbono se obtenía un cambio del clima similar a los datos reales que se tienen. Por lo que, al menos inicialmente, se ha logrado estipular que el dióxido de carbono tuvo un rol fundamental en un proceso mundial de cambio climático –y en la formación de ecosistemas que se mantienen hasta la actualidad, como la Antártida–.

Lo que podría depararle a la Tierra en el futuro

De acuerdo a sus resultados, los investigadores resaltan nuevamente la importancia que tiene la disminución o el aumento del dióxido de carbono en la determinación del clima de la Tierra. En el pasado, un descenso brusco en sus niveles prácticamente congeló al planeta. Ahora, en el presente, el su constante incremento podría causar otro cambio drástico en nuestro clima que modifique de forma permanente nuestros ambientes.

Referencia:

Eocene to Oligocene terrestrial Southern Hemisphere cooling caused by declining pCO2: https://doi.org/10.1038/s41561-021-00788-z

Escribir un comentario