En la actualidad, la sociedad se encuentra haciendo grandes esfuerzos para que el mundo del deporte abra sus puertas de la misma forma tanto a las mujeres como a los hombres deportistas. Sin embargo, encuestas como la actual muestran que aún tenemos un largo camino por recorrer. Ya que, incluso ahora, los padres de las próximas generaciones consideran que las niñas no son tan buenas en los deportes como los niños.

Tal revelación vino de la mano del esfuerzo que realizaron en conjunto la Women’s Sports Foundation y la Dick’s Sporting Goods Foundation. Al final, han publicado un informe conjunto que refleja cómo el problema de aceptación que viven las atletas en su vida adulta podría nacer de preconcepciones a las que se ven expuestas desde pequeñas.

Al menos un tercio de los padres opina que las niñas no son tan buenas en los deportes como los niños

La encuesta realizada por el par de organizaciones incluyó a más de 3 mil niños, niñas, padres y tutores de Estados Unidos. Los jóvenes que participaron en el estudio rondaron entre los 7 y los 17 años.

De acuerdo a sus resultados, el 43% de las niñas tienen más posibilidades de nunca haber practicado ningún deporte en comparación con los niños, que tuvieron un 35%. Asimismo, lograron observar que, en general, las niñas que no habían practicado deportes solían tener padres que consideraban que ellos no eran un real interés para las jóvenes.

Equipo de niñas que práctica deportes como el fútbol.
Crédito: Stephen Simpson. Vía Getty Images.

Sumado a ello, también se observó que, del 40% de los niños de la muestra que reportaron aún practicar deportes, la mayoría fueron niños. Ello también debido a que los varones marcaron un 46% más de posibilidad de seguir practicando deportes; lo que superó al 36% de probabilidad registrado entre las niñas.

Algo que fue de la mano también con el registro que mostró que el 32% de los padres simplemente no consideraba que las niñas fueran tan buenas en los deportes como los niños.

Los estereotipos siguen perjudicando a las niñas que practican deportes

Como vemos, incluso en la actualidad los estereotipos de género que asocian a los niños con los deportes y alejan a las niñas de ellos siguen presentes en la mente de al menos un tercio de los padres que fueron parte de la muestra. Ello nos da un vistazo a los prejuicios que siguen vigentes en la sociedad y que podrían complicar el que una niña pequeña se interese por el deporte o se sienta alentada a hacerlo.

Si sumamos a eso que solo el 58% tenía una entrenadora femenina con la que interactuar –en contraste con el 88% de los niños que tenían un entrenador masculino–, vemos también que las jóvenes no cuentan con tantas figuras de mujeres deportistas con las que interactuar en su vida cotidiana y de las que inspirarse.

Como si fuera poco, las jóvenes –principalmente adolescentes– reportaron ser víctimas comunes de acoso escolar por su dedición de practicar deportes. Un problema que se hizo particularmente notorio entre las niñas de color que, o eran acosadas por hacer deporte, o simplemente nunca habían tenido la oportunidad de practicarlo en su vida.

Ahora que sabemos esto… ¿Cuál debería ser el siguiente paso?

Niña que practica deportes, específicamente béisbol.
Crédito: Gene J. Puskar. Vía AP.

De acuerdo a Veliz, lo siguiente que debería estar en nuestra lista de prioridades es enseñar a los padres que niños y niñas son igual de capaces de la hora de practicar deportes. Ya que, mientras los representantes no estén convencidos, es poco probable que hagan tanto esfuerzo para que sus hijas hagan deporte como el que harían para que lo practicaran sus hijos.

Hasta que tal barrera creada por los estereotipos del pasado no sea derribada, millones de niñas podrían perder la oportunidad de encontrar y desarrollar su pasión por el deporte. Ello podría solucionarse poco a poco en el futuro, ya que a medida que más mujeres atletas tengan descendencia, mayores serán las posibilidades de que haya padres que traten a niños y niñas por igual en el ámbito de los deportes.

Sin embargo, dicho proceso será lento y se irá gestando en el futuro. Por lo que también es importante empezar con las labores de concienciación y educación desde ahora, de forma que haya oportunidad de que cada vez más padres cambien sus preconcepciones por una perspectiva más abierta e inclusiva.

Sobre la sexualización de la figura femenina en el mundo del deporte

Otro punto que no se tocó como tal en el estudio pero que queda velado en sus implicaciones es la sexualización de la figura femenina en el ámbito deportivo. Durante la infancia, como vemos, las niñas que practican deportes pueden estar sujetas a las burlas de sus compañeros.

Pero si van más allá de ellas y continúan persiguiendo su pasión, en el mundo adulto se encuentran con nuevas barreras. Como por ejemplo el hecho de que no se las tome tan en serio como a los atletas masculinos o que se las someta a cumplir con normativas únicas para las mujeres que simplemente están destinadas a sexualizarlas.

Como uno de los más claros y recientes ejemplos de ello tenemos la situación con el equipo de voleibol femenino de Noruega. Las integrantes del equipo se negaron a jugar en bikinis reveladores y en su lugar utilizaron shorts.

Como consecuencia, la competencia multó individualmente a cada una de ellas por un monto aproximado de 150 euros. Ello ya que, según las reglas, estaban incumpliendo con el código de vestimenta para la competencia. Uno que, sobra decir, no tiene las mismas reglas o exigencias para el equipo masculino.

Referencia:

Keeping Girls in the Game: Factors that Influence Sport Participation: https://www.womenssportsfoundation.org/wp-content/uploads/2020/02/Keeping-Girls-in-the-Game-Executive-Summary-FINAL-web.pdf

Escribir un comentario