Durante muchos años, la psiquiatría estigmatizó a las mujeres con teorías acerca de la histeria y una supuesta locura inherentes al sexo femenino. Igualmente, desde la psicología se generalizaron las experiencias de las mujeres sin tomar en cuenta las condiciones raciales, sociales y de identidad sexual, fundamentales para conocer lo que realmente ocurre. Basado en todo esto, Fanny Gravel-Patry de la Universidad de Concordia entrevistó a 20 mujeres durante el año 2020, descubriendo la manera en que Instagram ha contribuido a su salud mental.

Conocida como “La Terapia de Instagram”, muchas mujeres alrededor del mundo han encontrado en la plataforma la manera de mejorar en su salud mental.

Instagram como apoyo a la salud mental

Las redes sociales están avanzando en pro a convertirse en lugares más agradables, sobre todo por lo relacionado con la salud mental. En ese sentido, plataformas como Instagram han implementado mecanismos dar de baja toda clase de contenido que implique discursos de odio, discriminación, acoso y otros comportamientos inapropiados. Asimismo, ha incorporado herramientas de Bienestar Digital para un uso más saludable de la plataforma. Pero las entrevistas Fanny Gravel-Patry a estas 20 mujeres hablan de un enfoque totalmente diferente sobre Instagram y la salud mental.

Tomando en cuenta las condiciones que mencionamos antes y que intervienen en la forma de vivir de cada mujer, las entrevistadas manifestaron que la plataforma ha funcionado como una forma de encontrar apoyo y validación. La investigación de Gravel-Patry indica que Instagram ha contribuido en la recuperación de muchas mujeres porque encuentran información y conexiones que no están disponibles de otras maneras.

Los testimonios recogidos por Gravel-Partry

Cécile, una de las entrevistadas por Gravel-Patry indica que comienzos de la pandemia su feed de Instagram estaba lleno de memes sobre la inminente subida de peso en el encierro. Así fue como decidió dar una vuelta a este tipo de contenido visitando el hashtag #bodypositivemovement y compartiendo su recuperación en las stories. Comenta al respecto que esto funciona como un agente motivador entre la comunidad de mujeres que busca apoyo.

Otra de las entrevistadas, Emilie, padece de ansiedad generalizada en gran parte por las experiencias diarias que debe vivir como mujer negra. Pero este mismo problema de salud mental le impide compartir su recuperación como Cécilie. En cambio, es usuaria diaria del contenido que comparten cuentas como @browngirltherapy y @letterstoblackwomen y que la ha apoyado muchísimo en su proceso de recuperación. Dice al respecto que el contenido de estas cuentas la han ayudado a identificar ciertas micro agresiones a las que ha estado expuesta. Además, le permite abordar aspectos que no necesariamente trata en terapia o para los que no está preparada para conversar.

Adicionalmente, es de tomar en cuenta que quienes crean contenido orientado a la salud mental, están generando una base de conocimientos y apoyo. Esta masa de publicaciones que abordan los tema de salud mental, son fuentes de apoyo para que cada vez más personas encuentren ayuda y apoyo.

De manera que, la llamada “Terapia de Instagram” puede resultar un complemento muy interesante para contribuir con los procesos de recuperación en salud mental.

Escribir un comentario