Los expertos en salud han recomendado la vacunación como la medida más efectiva para acercarnos al fin de la pandemia de COVID-19. La efectividad de esta forma de inmunización la hemos visto y aprovechado durante varios años con otras enfermedades. Sin embargo, un brote de infecciones de la variante delta del coronavirus detectado recientemente en personas que recibieron la vacuna ha encendido las alarmas nuevamente.

Un estudio minucioso reveló que la variante es la causante de buena parte de las infecciones entre personas completamente vacunadas. En vista de ello, las autoridades volvieron a recomendar el uso de mascarillas en espacios interiores incluso después de haber recibido ambas dosis.

Brote de infecciones con coronavirus después de las celebraciones en Massachusetts

Según la agencia local de noticias, WHDH, después de las celebraciones del 4 de julio en Provincetown, Massachusetts, se registraron casi 900 infecciones por COVID-19. En el contexto actual, es algo de esperar considerando el contacto cercano de multitudes que supuso la festividad. Pero, aún así, los científicos quedaron sorprendidos al examinar los casos más de cerca. Muchas de las personas infectadas después del encuentro habían recibido las dos dosis de la vacuna contra COVID-19.

Si bien la vacunación no impide la infección, ni tampoco ofrece un 100 por ciento de protección que impida por completo la enfermedad, este resultado fue inesperado, en especial considerando que este tipo de casos eran raros. ¿Significa que puede haber infecciones masivas incluso en grupos que recibieron la vacuna?

Pacientes habían recibido vacuna de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se han encargado de investigar a fondo. En su nuevo informe, proporcionan una explicación y nuevas recomendaciones de prevención para evitar brotes similares.

469 de los casi 900 casos correspondieron a residentes de Massachusetts que estaban relacionados con el brote de Provincetown. De ellos, 346, es decir, el 74 por ciento, estaban completamente vacunados contra COVID-19.

Calle de Provincetown, Massachusetts, ciudad en la que se registró el brote de infecciones con la variante delta entre personas que habían recibido la vacuna.
Calle de Provincetown, Massachusetts. Crédito: Barry Chin/The Boston Globe.

Entre ellos, cerca del 46 por ciento había recibido la vacuna de Pfizer, 38 por ciento había recibido la vacuna de Moderna y 16 por ciento había recibido la vacuna de Johnson and Johnson.

87 por ciento de los casos de gran avance correspondieron a hombres con una edad promedio de 42 años; 80 por ciento de ellos experimentaron síntomas como tos, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares y fiebre. Además, un total de cinco personas requirió hospitalización y, de forma inesperada, cuadro de ellas habían sido completamente vacunadas contra COVID-19. Dos de ellas tenían condiciones médicas subyacentes.

Casi 90% de las infecciones entre quienes recibieron la vacuna fueron causadas por la variante delta

Interesados por comprender la raíz de esta inconsistencia, los investigadores analizaron muestras de hisopos nasofaríngeos de 133 de los individuos infectados. Fue así como descubrieron que casi 90 por ciento de las infecciones correspondía con la variante delta del coronavirus, pese a haber recibido las vacunas.

De igual forma, el análisis de muestras de 211 casos reveló que el valor CT, sustituo de la carga viral, era aproximadamente el mismo entre los que estaban completamente vacunados que entre los que estaban parcialmente o no vacunados.

“Las cargas virales altas sugieren un mayor riesgo de transmisión y suscitó la preocupación de que, a diferencia de otras variantes, las personas vacunadas infectadas con delta puedan transmitir el virus”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en un comunicado sobre los hallazgos.

Uso de mascarilla incluso después de vacunarse por completo

En vista de ello, las autoridades de los CDC emitieron una actualización sobre las recomendaciones de uso de mascarillas. “Este hallazgo es preocupante y fue un descubrimiento fundamental que llevó a la recomendación de mascarilla actualizada de los CDC”, añadió Walensky.

Ahora, incluso aquellos que fueron completamente vacunados, deberían seguir usando mascarillas en espacios interiores. Esta recomendación aplica en especial para aquellos que habitan en áreas con una transmisión “alta o sustancial” del coronavirus. Sin embargo, no descartan la posibilidad de que otras jurisdicciones decidan implementar estrategias preventivas similares.

“Incluso las jurisdicciones sin una transmisión sustancial o alta de COVID-19 podrían considerar expandir las estrategias de prevención, incluido el enmascaramiento en entornos públicos cerrados independientemente del estado de vacunación, dado el riesgo potencial de infección durante la asistencia a grandes reuniones públicas”.

Un estudio reciente reveló que, para alcanzar la inmunidad colectiva de forma segura a través de la vacunación, será necesario mantener las intervenciones no farmacológicas incluso mientras se distribuyen las inyecciones.

De este modo, se limitan las oportunidades del coronavirus de mutar y generar variantes potencialmente resistentes a las vacunas aprobadas. El brote de Massachussets es un ejemplo de cuán acertada es esta predicción.

Referencia:

Nearly 900 COVID-19 cases now linked to Provincetown outbreak, town manager says. https://whdh.com/news/nearly-900-covid-19-cases-now-linked-to-provincetown-outbreak-town-manager-says/

Escribir un comentario