A pesar de que existen leyes contra la discriminación en el lugar de trabajo, un nuevo estudio que compara las ganancias según la orientación sexual revela que el problema podría seguir latente. Los investigadores de la Universidad Anglia Ruskin descubrieron que los hombres homosexuales y bisexuales ganan menos que los hombres heterosexuales.

Sus hallazgos, publicados en Journal of Population Economics, recuerdan que aún existen brechas significativas en los salarios no relacionadas con el desempeño laboral, la experiencia o la formación académica.

Brechas salariales entre homosexuales, bisexuales y heterosexuales

El estudio consistió en un metanálisis que abarcó 24 artículos publicados entre los años 2012 y 2020. Las investigaciones se habían realizado en países de Europa, América del Norte y Australia entre el periodo de 1991 a 2018.

El metanálisis reveló que, tanto los hombres homosexuales como los bisexuales, tienen ganancias laborales menores que los hombres heterosexuales. Esto se observó en todos los países incluidos en el estudio.

La brecha entre las ganancias de los homosexuales y los heterosexuales fue de 6,8 por ciento, mientras que los hombres bisexuales ganaban un 10,3 por ciento menos que los heterosexuales.

Mujeres lesbianas ganan más que mujeres heterosexuales

Si lo vemos por países, en Reino Unido, los hombres homosexuales y bisexuales juntos ganaban un 4,7 por ciento menos que los hombres heterosexuales. En los Estados Unidos, estos mis grupos juntos ganaban 10,9 por ciento menos.

Mujer homosexual sosteniendo billetes de dólares con expresión seria.

Curiosamente, no se observó la misma tendencia entre las mujeres a pesar de que varios estudios han revelado que existen brechas salarias significativas entre mujeres y hombres. Los resultados muestran que las mujeres lesbianas ganan un 7,1 por ciento más que las mujeres heterosexuales. Aunque notaron que las bisexuales ganaban un 5,1 por ciento menos que estas últimas.

Existe regulación contra la discriminación por orientación sexual

Cabe destacar que, en Reino Unido, los prejuicios por orientación sexual o género en el lugar de trabajo están prohibidos; así lo establece la Ley de Igualdad vigente desde 2010. Y a pesar de tener más de 10 años en funcionamiento, los resultados de este estudio muestran que aún hay necesidades que atender. El profesor Nick Drydakis, director del Centro de Economía Pluralista de la ARU y autor del estudio, lo recordó en un comunicado.

“La persistencia de las sanciones por ingresos para hombres y mujeres homosexuales y bisexuales frente a las políticas antidiscriminatorias representa un motivo de preocupación”, y merece atención.

“La legislación y las pautas del lugar de trabajo deben garantizar que las personas reciban el mismo salario y no experimenten ningún tipo de prejuicio en el lugar de trabajo simplemente por su orientación sexual o estado de identidad de género”.

Políticas para promover inclusión y oportunidades para la comunidad LGBTIQ+

A su parecer, la lucha contra la discriminación contra la diversidad LGBTIQ+ y el apoyo a los grupos subrepresentados dentro del entorno laboral deberían formar parte de las políticas e recursos humanos.

Con ello, no solo se fomentaría la inclusión y aumentaría la participación de perfiles con potencial, sino que también crearía condiciones más justas para una competencia laboral más equilibrada.

Referencia:

Sexual orientation and earnings: a meta-analysis 2012–2020. https://link.springer.com/article/10.1007/s00148-021-00862-1

Escribir un comentario