El avance de la ciencia y la tecnología en las últimas décadas se ha acelerado más que nunca. Con él, hemos visto cómo muchas proyecciones de la ciencia ficción terminan convirtiéndose en una realidad. Ello en gran variedad de las áreas de nuestra vida. Por ello, no es sería tan extraño que, en un futuro, incluso las olimpiadas se vieran renovadas con deportes que, hasta ahora, consideramos únicos del terreno de la ciencia ficción.

Claramente, en el momento en el que nos encontramos no sería posible llevar a cabo la mayoría de ellos. Pero, con el cada vez más acelerado desarrollo de la tecnología, ¿qué nos dice que en el futuro no sería posible?

Tomemos un momento para recordar esos deportes icónicos de las historias de sci-fi que conocemos en la actualidad, y cómo podrían ser parte de unas olimpiadas futuras.

Carreras de autos, motocicletas… y naves

Sin lugar a duda, una de las ideas más repetidas para deportes futuristas son las carreras. Pero cada proyección ha tenido su propio giro que hace única a la propuesta. Para el caso presente, nos enfocaremos en aquellos planteamientos más icónicos que, a largo plazo, no se sienten tan imposibles como una probable evolución de las carreras que conocemos en la actualidad.

En primer lugar, podríamos presenciar una mutación de las carreras de autos comunes al añadir modificaciones especiales para que los vehículos puedan moverse a mayores velocidades que las actuales y, aun así, tener alta maniobrabilidad para competir en rutas más intrincadas que los actuales estadios. Un poco al estilo de las carreras “Redline” de la serie de HBO Max Prime.

Por su parte, otra competición que seguro no querríamos perdernos vendría de la mano con las motocicletas deslizadoras de luz del icónico Tron. Ya sea que la competencia se dé en un mundo de virtual como en los films, o que se lleve la tecnología, al plano de la realidad, es seguro que todos estaríamos interesados en ver tal evento traído a la realidad.

Finalmente, en un futuro lejano, como por los años 3.000, podríamos haber dejado atrás vehículos como los anteriores. Lo que nos traería la posibilidad de disfrutar de carreras de naves espaciales modificadas como las icónicas “podracings” desarrolladas en el universo de Star Wars.

El rollerball para humanos y máquinas

Como ya lo mencionamos, las arriba, el avance de la tecnología está convirtiendo lo que antes creíamos imposible en una realidad. Con ello en mente, podemos recordar que dichos avances ya se han hecho uno con la parte menos visible de los juegos olímpicos, como los softwares para el mantenimiento del conteo, así como los sensores y cronómetros para medir en detalle el desempeño de cada competidor.

Sabiendo eso, no sería sorprendente que en el futuro la tecnología diera un paso al frente y también comenzara a ser una parte más notoria de todo el evento. Gracias a ello, otros deportes de la ciencia ficción podrían aparecer en las olimpiadas del futuro.

Para el actual caso, nos referimos a una evolución del rollerball, pero al que se le añadirían motocicletas. En resumen, sería el mismo deporte que ya conocemos, pero a velocidades mucho mayores.

Por su parte, el cambio más significativo podría ser la creación del rollerball para robots. En él, las apuestas podrían estar mucho más altas, pues fácilmente los eventos podrían convertirse en una feroz competencia hasta que solo un equipo quede en pie, tal como se presenta en el film ‘Alita: Battle Angel’.

Los robots tomando el protagonismo en el deporte

El rollerball no sería el único sitio en el que los robots más desarrollados podrían tener éxito. De hecho, tal como ya se ha presentado en infinidad de películas –desde las pequeñas luchas callejeras en Big Hero 6, hasta las batallas a nivel profesional de Real Steel–, las peleas de robots podrían convertirse en un favorito del público, tal como ahora lo son el boxeo, la lucha libre y afines.

Bonus: Parrises Squares

Los fanáticos de Star Trek reconocerán inmediatamente el nombre. Pero, probablemente estén tan confundidos como nosotros a la hora de explicar lo que realmente implica este deporte. Hasta la fecha, se sabe que incluye mazos de iones y una especie de rampa. Asimismo, suele dejar a los participantes con algunas heridas menores, al estilo del fútbol americano.

Claramente, es un deporte icónico de la ciencia ficción, pero hasta que no se descubra exactamente qué es, se hace poco probable que se lo vaya a incluir en las olimpiadas del futuro. Pero, bueno, imaginar no cuesta nada y, décadas atrás, lo que hoy damos por sentado también parecía imposible. Así que… ¿quién sabe? Nos tocará esperar y ver hasta dónde nos lleva el avance de la tecnología.

Escribir un comentario