Probablemente, al escuchar el término “centro de trauma” lo primero que llegue a tu mente sea un módulo de salud equipado y con profesionales dispuestos a atender nuestras lesiones físicas, ciertamente, así es. No obstante, un nuevo artículo publicado en la revista Journal of the American College of Surgeons sugiere que la utilidad de los centros de trauma podría ir más.

En concreto, indica que los centros de trauma podrían ayudar a abordar las principales causas  de la violencia doméstica. Todo ello, ayudando a mejorar nuestra salud física y emocional, incluso a reducir las desigualdades sociales, específicamente entre comunidades marginadas.

Entonces, ¿cómo funcionan estos centros de trauma?

Imagen en blanco y negro de una mujer llorando
Los centros de traumas podrían ayudar a tratar problemas psicológicos

Los investigadores sostienen que el trauma no se trata solo de una lesión física, va mucho más allá. Ellos proponen que los profesionales sean más empáticos y compresivos con sus pacientes. Es por ello que para mejorar la salud de los afectados, especialmente de los marginados, los investigadores proponen las siguientes estrategias:

  • Promover la práctica de la atención informada –recibir atención de un experto– sobre lesiones físicas en los centros de traumatología. De esa manera se fomenta una cultura de seguridad, empoderamiento y sanación tanto física como mental
  • Integrar la atención social con la atención del trauma. Con esto, básicamente se busca que los afectados encuentren apoyo tanto de un profesional con de personas cercanas
  • Invertir en comunidades en riesgo
  • Abogacía para lograr que las propuestas planteadas se acepten.

Con respecto a la tercera estrategia, el autor del artículo, Rochelle A. Dicker, señala:  

Es importante que las personas tengan acceso a los centros de trauma, pero la otra parte es que los hospitales inviertan en sus comunidades. Por ejemplo, poner en marcha programas de formación profesional para que la comunidad sea parte del proceso de empleo en el propio hospital. Además, si el hospital utiliza proveedores locales para la comida, eso es una inversión en la comunidad local. La inversión es realmente la capacidad de poner dólares en las comunidades que tienen tanta necesidad”.

Estos centros de trauma requieren un trabajo en equipo

Para abordar eficientemente los traumas físicos y psicológicos de los afectados, los autores hacen un llamado a la unión, especialmente a administradores de hospitales y sistemas de salud para que participen en la lucha contra la pobreza y el desempleo. De ese modo, será mucho fácil para el personal de salud determinar cuáles son los factores que conducen a la violencia.

En ese sentido, concluyen que el trauma físico y psicológico está estrechamente relacionados, por tanto la atención debe ser dual. Precisamente, este es el foco de estos centros de trauma orientados a afrontar las causas de la violencia física.

Referencia:

Strategies for Trauma Centers to Address the Root Causes of Violence: Recommendations from the Improving Social Determinants to Attenuate Violence (ISAVE) Workgroup of the American College of Surgeons Committee on Trauma. https://doi.org/10.1016/j.jamcollsurg.2021.06.016

Escribir un comentario