Las personas somos seres sociales por naturaleza. De ahí, nuestra necesidad de comunicarnos y conocer lo que sucede en nuestro entorno. En ese sentido, hoy te presentamos un término considerado como la primera condición sobre la que se construye la comunicación. Este se conoce como atención conjunta e influye positivamente en las relaciones de las padres con sus bebés, puesto que estos son los protagonistas de esta interacción.

La atención conjunta se produce cuando un bebé y su interlocutor comparten interés por un objeto en común

En los bebés, esta habilidad se presenta entre los seis y doce meses de edad. Sin embargo, son los padres quienes deben incitar o mantener ese comportamiento. Los expertos indican que compartir la atención con otra persona surge en los bebés prelingüísticos y es indicativo de las habilidades lingüísticas que puedan desarrollar en el futuro.

Así que, la atención conjunta se produce cuando un bebé y su interlocutor, bien puede ser un adulto u otro niño, comparten interés por un objeto o evento en común. Ese comportamiento representa un medio importante para adquirir el lenguaje, pues los niños tienden a conectar palabras con objetos, lo que significa que tiene una gran impacto en el desarrollo cognitivo, social y hasta emocional de los bebés.

Medición del comportamiento de los bebés

Madre e hijo en una videollamada

Para evaluar a profundidad este comportamiento en los bebés, psicólogos de las universidades de York y St Andrews llevaron a cabo un experimento en el que un grupo de observadores debían distinguir (viendo videos) las miradas que se producían entre las madres y sus hijos, específicamente las miradas que transmitían señales de “compartir”, “verificar” y “orientar”.

Pese a la atención que dedicaron a los videos, los observadores no lograron determinar el tipo de miradas que los bebés les hacían a sus madres, lo que indica que los juicios subjetivos sobre las miradas no siempre son una señal de atención de conjunta. Al respecto, la Dra. Kirsty Graham, de la Universidad de St Andrews, agregó:

Nuestros participantes no estuvieron muy de acuerdo con los tipos de apariencia, lo que sugiere que es realmente difícil saber si la atención conjunta está ocurriendo desde esta perspectiva de terceros si solo se considera la apariencia en sí”.

El papel de los padres es fundamental en el desarrollo lingüístico de los bebés  

Si bien el estudio desarrollado por Graham y sus colegas no precisa el tipo de mirada que fomenta la atención compartida, es más que claro que este comportamiento facilita el aprendizaje de los niños y  la adquisición del vocabulario.

En un artículo publicado en Scielo señalan que, la comunicación predeclarativa, es decir dar y mostrar objetos a los niños, es un predictor del desarrollo léxico y representa el punto de partida de la comunicación referencial. No obstante, el efecto de la atención conjunta puede se ve influenciado por la conducta de los padres al interactuar con sus hijos.

“Se ha demostrado que si la madre sigue el foco de atención del niño cuando nombra los objetos que su hijo observa, existe una relación significativa y positiva con el desarrollo del léxico, pero si por el contrario, el cuidador tiene un estilo basado en modificar constantemente el foco atencional del niño, y nombra objetos a los que el niño no está atendiendo, afecta negativamente el desarrollo del lenguaje”, se explica en el artículo.

Como has podido notar, la atención conjunta es de suma importancia en el desarrollo lingüístico de los bebés. Es por ello que el papel de los padres es fundamental durante los primeros 12 meses de vida.

Referencia:

Detecting joint attention events in mother-infant dyads: Sharing looks cannot be reliably identified by naïve third-party observers.
https://doi.org/10.1371/journal.pone.0255241

Emergence and development of joint attention in infancy. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-97282013000200012

Escribir un comentario