La investigación del espacio y sus confines no se detiene. Por siglos hemos observado el firmamento en busca de respuestas y, por décadas, hemos perfeccionado las técnicas para realmente poder explorarlo. Tales esfuerzos ahora han dado frutos con la primera fotografía del exoplaneta gigante más cercano a la Tierra jamás registrado.

El descubrimiento y posterior fotografía del cuerpo celeste se dieron gracias al esfuerzo del estudiante recién graduado del Instituto de Astronomía (IfA) de la Universidad de Hawái, Zhoujian Zhang. Él, junto al equipo internacional de astrónomos conformado por Michael C. Liu, Zachary R. Claytor, William M. J. Best, Trent J. Dupuy y Robert J. Siverd, logró identificar el exoplaneta como parte de un sistema al que ahora se conoce como COCONUTS-2.

Sobre el exoplaneta gigante más cercano a la Tierra

El nombre del sistema estelar nació de la encuesta COol Companions ON Ultrawide orbiTS (COCONUTS) de donde el equipo de investigación obtuvo los primeros datos del exoplaneta. Inicialmente, se pensaba que en realidad no era parte de ningún sistema, sino que se trataba de un cuerpo rocoso que flotaba libremente.

Gracias al esfuerzo de Zhang y sus colegas, ahora sabemos que dicha idea se debe a lo lejos que se encuentra el exoplaneta (llamado COCONUTS-2b) de su sol (conocido como COCONUTS-2a). La investigación que ha dado cuentas de ambos se publicó recientemente en la base de datos ArXiv y ya ha sido aceptada en The Astrophysical Journal Letters.

Ilustración del COCONUT-2b, el exoplaneta más cercano a la Tierra.
Crédito: B. Bays. Vía SOEST/UH.

Dentro de ella, se menciona que el exoplaneta más cercano a la Tierra del que se ha tomado una fotografía tiene al menos 6 veces el tamaño de Júpiter. Asimismo, por lo lejos que se encuentra de su estrella (6.471 veces más de lo que la Tierra se aleja del Sol), sus temperaturas son particularmente bajas.

De acuerdo a los investigadores, se trata del segundo exoplaneta más frío identificado hasta la fecha. De hecho, sus temperaturas apenas alcanzan los 161 C°, un poco menos de lo que necesita un horno para poder hacer galletas.

Por su parte, su estrella regente tiene aproximadamente un tercio de la masa del Sol y se estima que el al menos 10 veces más joven que él. En el sistema compuesto por solo esos dos participantes, COCONUTS-2b completa una órbita alrededor de su estrella cada 1,1 millones de años, según se estima.

La fotografía del exoplaneta más cercano a la Tierra jamás registrado

Fotografía del exoplaneta más cercano a la Tierra.
Crédito: Zhang et al.\ The Astrophysical Journal Letters 2021.

La primera vez que se tuvo información del COCONUTS-2b fue en el 2011. Para entonces, el satélite Wide-field Infrared Survey Explorer detectó su señal. Sin embargo, como ya mencionamos, para entonces se creía que era un cuerpo solitario y no parte de un sistema.

¿Qué hace tan especial a este descubrimiento?

Por lo general, tomar fotografías de los exoplanetas no es una tarea sencilla. Cada uno de ellos, en menor o mayor medida, irradia calor residual de su formación, que suele poder ser detectado con señales infrarrojas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la cercanía de los exoplanetas con su estrella hace que su “brillo se ahogue” en el del astro que rige su sistema. Como consecuencia, los radiotelescopios no pueden captar las señales directas de los exoplanetas y mucho menos generar una imagen de ellos.

Ahora, gracias a la lejanía entre el exoplaneta identificado como el más cercano a la Tierra y su estrella, si se pudo tomar una fotografía de él. Todo ya que su leve radiación sí pudo ser captada por sensores infrarrojos ultrasensibles.

Referencia:

The Second Discovery from the COol Companions ON Ultrawide orbiTS (COCONUTS) Program: A Cold Wide-Orbit Exoplanet around a Young Field M Dwarf at 10.9 pc: https://arxiv.org/abs/2107.02805v1

Escribir un comentario