Por lo general, cuando una persona se comporta de manera poco ética tendemos a reaccionar de forma negativa. Pero, ¿qué sucede cuando ese comportamiento proviene de alguien cercano? ¿Somos más indulgentes?

Ante la duda y la carencia de estudios que aborden este tema, investigadores de la Universidad de Toronto llevaron a cabo una investigación que analiza este comportamiento en algunas personas y, cuyo artículo se ha publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology.

“Cuando alguien cercano a nosotros se comporta de manera poco ética, enfrentamos un conflicto entre defender nuestros valores morales y mantener nuestra relación. Realizamos esta investigación para comprender mejor este conflicto”, dijo la autora principal del artículo, Rachel Forbes.

Experimento: Testigos de un delito cometido por una persona cercana

En un análisis en el que participaron 1.100 personas y, en el cual se presentaron situaciones hipotéticas de inmoralidad. Las personas debieron responder cómo reaccionarían si les tocara ser testigo de un robo o un acto poco ético cometido por su pareja romántica, amigo cercano o un extraño.

De esa forma, los investigadores pudieron analizar las respuestas de los participantes en cuanto a la opinión que tenían de la persona que cometió el acto, así como la gravedad y dureza con la que se debía castigar a los transgresores.

Las personas tienden a disgustarse menos con amigos y familiares cuando cometen un acto inmoral

Personas reunidas

Los hallazgos revelaron que “los participantes sentían menos ira, desprecio y disgusto hacia familiares y amigos cercanos que se portaban mal”. De hecho, los calificaron como más morales y mostraron pocas intenciones de criticarlos o castigarlos. No obstante, con respecto a sí mismos fueron más críticos, expresaron vergüenza y culpa por la conducta poco ética de sus allegados.

“Nuestros hallazgos sugieren que tener una relación cercana con el transgresor afecta en gran medida las respuestas a su mal comportamiento, lo que respalda el llamado a que los factores socio relacionales se incorporen fuertemente en los modelos de juicio moral”, agregó Forbes.

Si el maltrato se dirigiera hacia nosotros, ¿seríamos igual de indulgentes?

Si bien los seres humanos tendemos a defender nuestros derechos, cuando se trata de familiares y amigos, los sentimientos pueden jugar en contra. Por ejemplo, cuando algunos hijos presentan conductas inmorales y pocas éticas, los padres tienden a ser muy blandos.

Muchas veces se dejan llevar por ese amor de padres que no les dejan ver los errores de sus hijos. Por ende terminan actuando mal, permitiéndoles seguir ese camino hasta perder el control sobre ellos.

Ahora bien, cuando se trata de otras personas cercanas, puede que nuestro comportamiento cambie. Ciertamente, eso depende de nuestra capacidad de tolerancia y de saber llevar las situaciones incómodas.

Referencia:

When the ones we love misbehave: Exploring moral processes within intimate bonds. https://doi.org/10.1037/pspa0000272

Los padres reconocen que son blandos… y lo están pagando caro. https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/internet-horarios-principales-preocupaciones-estudio_0_988701714/?autoref=true

Cómo reaccionar ante alguien que le grita y quedar muy digno. https://elpais.com/elpais/2016/07/27/buenavida/1469627510_652021.html

Escribir un comentario