Cada vez que escribes un mensaje, ya sea a través de tu celular, en tu computadora o incluso en tu laptop, lo haces sin miedo a equivocarte. Puedes redactar, borrar, añadir palabras, corregir frases y muchísimas cosas más que solo son gracias a la tecnología. Sin embargo, lo que probablemente no sabías es que hacer esto, que hoy en día es tan común que ni siquiera nos detenemos a pensar en ello, solo es posible gracias a la mente de Evelyn Berezin, la creadora de los procesadores de texto.

Berezin nació en un barrio muy pobre del Bronx en 1925 en el seno de una familia de judíos rusos que llegaron a Estados Unidos 20 años antes. Desde que era niña, siempre se interesó por la ciencia y el por qué de las cosas, por lo que desarrolló una gran inteligencia que la ayudó a entrar en la universidad pública Hunter cuando tenía 15 años.

Solo había un problema, y este era que Hunter era una universidad dedicada a las mujeres, y como todos sabemos, la sociedad de la época las excluía en temas como ciencia o política. Por ello, Berezin decidió que estudiaría Economía en su lugar, pues se había resignado a que no tendría oportunidad de perseguir su sueño.

En camino a la meta

Sin embargo, y por muy cruel que pueda sonar, las desgracias de algunos suelen convertirse en las oportunidades de otros. Precisamente este fue el caso de Berezin luego del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Con la entrada de Estados Unidos a la Guerra, los hombres comenzaron a abandonar puestos de trabajo, estudios y mucho más para poder unirse a la batalla. Esto provocó que las mujeres comenzaran a hacerse cargo de los puestos que habían dejado sus esposos y, en general, se abrieron nuevas oportunidades para ellas.

Esto había ocurrido también en años anteriores, durante la Primera Guerra Mundial. Un ejemplo de ellos es el caso de las mujeres remachadoras detrás de la historia del póster ‘We Can Do It!’, del cual hemos hablado previamente en TekCrispy.

Y tal como ocurrió en la Guerra anterior, las mujeres comenzaron a tomar más espacios en los Estados Unidos de 1945. Evelyn Berezin fue una de las solicitadas para ocupar un puesto de trabajo en una imprenta, con el cual pudo costearse también los estudios de Física en la Universidad de Nueva York.

Una mujer en un mundo de hombres

Logró graduarse y en 1951 comenzó a trabajar en la empresa Electronic Computer Corporation (Elecom), la cual estaba situada en Brooklyn y se especializaba en la creación de computadoras digitales. En ella, Berezin era la única mujer responsable del área de lógica computacional.

Trabajó en la creación de una computadora que automatizaba cálculos de disparos armamentísticos, un sistema de automatización de suscripciones a revistas y un proyecto de creación de un ordenador de oficina que no logró comercializarse. Ahí trabajó hasta 1957, cuando por problemas económicos, la empresa cerró.

Ayudándonos a volar

Accidente aéreo de Long Island - Wikipedia, la enciclopedia libre

Luego de Elecom, Brezin fue contratada por Teleregister como directora del departamento de Diseño Lógico, en donde se encargó de diseñar el primer sistema central digitalizado de reservas de vuelo de la historia para United Airlines.

Este sistema funcionó de forma ininterrumpida durante 11 años, tiempo durante en cual no se registraron errores gracias al sistema de ordenadores interconectados diseñado por Berezin, el cual consistía en varios ordenadores que se respaldaban entre sí en caso de que alguno fallara.

El brillante sistema servía a 60 ciudades del país, y contaba con un tiempo de respuesta de tan solo un segundo, algo prácticamente impensable para la época. No había una tecnología tan rápida como la desarrollada por Berezin.

Discriminada por su género

Gracias a su trabajo con United Airlines, Berezin fue solicitada para trabajar en el departamento de ingeniería de la Bolsa de Nueva York. Sin embargo, el vicepresidente decidió no contratarla debido a que en el suelo de la Bolsa no se empleaba “un lenguaje adecuado para una mujer”.

Berezin nunca se había topado con un caso de discriminación tan fuerte como aquel (y, seamos honestos, con una base tan absurda como esa). Para ella fue devastador, puesto que incluso había sido la jefa de un grupo de 10 hombres y nunca habían dudado de sus habilidades.

Cómo funciona la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE)? - Rankia

Sin embargo, algo como eso definitivamente no la iba a detener. Poco tiempo después comenzó a trabajar en una empresa fundada por sus antiguos compañeros de Elecom llamada Digitronics, en donde desarrolló un sistema de automatización de seguimiento de carreras en tiempo real. Este también se convirtió en un sistema pionero en este campo.

Aún así, el contexto histórico no beneficiaba para nada a las mujeres de la sociedad, y pronto Evelyn Berezin se encontró con un techo que era imposible de superar en la época. Ocupaba un puesto muy alto en Digironics y, gracias a su experiencia, pudo haber optado por la vicepresidencia, pero la realidad era que solo los hombres podían haber accedido a dicho cargo: “Sabía que ese cargo era para un hombre y que nunca me lo darían”.

Y como esta gran profesional nunca se rendía, decidió tomar el único camino posible para continuar creciendo profesionalmente: fundar su propia empresa.

Su mayor logro: el procesador de texto

Berezin se unió a dos ex empleados de Digitronics y crearon Redactron Corporation, una empresa dedicada a la creación de procesadores de texto.

La idea se les ocurrió como un invento innovador que podrían comercializar bastante bien, cosa en la que no se equivocaron. Así, crearon un sistema digital que permitía escribir y editar texto sin temor a equivocarse, creando así el precedente para otros programas más avanzados que utilizamos hoy en día, como el famoso Word.

Debido a que no era tan común que una persona contara con ordenadores en sus casas así sin más, se complicó un poco el tema de la comercialización del software, pues debían integrarlo en un hardware para que pudiera ser accesible al público. En la época, desarrollar una computadora lo suficientemente económica era un reto muy complicado, pero de todas formas lograron lanzar la máquina Data Secretary, la cual estaba destinada a facilitar el trabajo de las secretarias.

Data Secretary no solo se vendió en Estados Unidos, sino que se logró comercializar en Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, Alemania y más. En 1972 ya se habían desarrollado más de mil unidades, y Redactron Corporation, que había iniciado con solo 9 trabajadores, ya contaba con más de 500.

复制粘贴发明者去世,50 年前她就奠定Word 的基本功能| 爱范儿

En 1976, Evelyn Berezin fue incluida entre las 100 mujeres más influyentes en los negocios según la revista Business Week. Sin embargo, su empresa sufrió graves problemas económicos y fue adquirida por Burroughs Corporation.

Aún así, el nombre de Berezin continúa siendo uno de los más importantes en el área de la computación y la informática, al lado de otras grandes mujeres como Ada Lovelace, Katherine Johnson, Margaret Hamilton y Grace Hopper.

Escribir un comentario