Las noticias extrañas siempre están a la vuelta de la esquina, listas para sorprendernos. Para esta oportunidad, nos encontramos con el caso de un pescador estadounidense, cuyo anzuelo de pesca quedó incrustado en su corazón mientras estaba en altamar.

Sin duda alguna, la vida del hombre, que se encontraba pescando con su familia, corrió peligro. Pero, afortunadamente, logró salvarse por muy poco. ¿Qué fue exactamente lo que lo ayudó a sobrevivir? Acá te lo contaremos.

Cuando ocurrió lo inimaginable

Según lo que relata Todd Thesenvitz, el pescador cuyo corazón terminó en un anzuelo, todo ocurrió para el como si estuviera en cámara lenta. Durante su viaje de pesca familiar que se dio el 7 de julio, los tres tripulantes del barco entraron en emergencia una vez la caña de Todd se rompió.

Pescador con caña de pescar y anzuelo que se pudo insertar en su corazón.
Vía Pxfuel.

Según parece, el anzuelo voló directamente hacia el pecho de Todd y lo golpeó allí. Inicialmente, el pescador pensó que eso era todo, pero pronto un dolor punzante le hizo notar que ello no era así.

De hecho, según relata, el anzuelo en realidad se había incrustado directamente el tejido de su corazón, pasando a través del ventrículo izquierdo y aferrándose al tejido cardiaco. Claramente, Todd estaba en problemas.

¿Cómo se salvó el pescador que terminó con su corazón perforado por un anzuelo?

Afortunadamente, el pescador no estaba solo. Su hija, Keanna Thesenvitz, quien es enfermera, se hizo cargo de la situación y tomó la decisión de no remover el anzuelo. Según explica, muchas veces creemos que la mejor acción es quitar el objeto que ha hecho el daño, pero ello podría causar que la hemorragia se agrave. De allí que la mejor idea sea dejarlo allí hasta que se le pueda dar un adecuado tratamiento médico a la persona.

Anzuelo
Vía Pixnio.

Mientras Keanna atendía a su padre, la esposa de Todd, Marie Thesenvitz, manejó el bote hasta un embarcadero cerca de Clark, Dakota del Sur.

Cada ola que golpeaba lo hacía gritar de más dolor, así que era estresante, y tenía que seguir mirando por encima del hombro, pero sabía que Keanna lo tenía y sabía que ella se iba a encargar de él”, relató Marie.

La llegada a tierra firme

Una vez en tierra, los paramédicos del muelle pudieron atender a Todd. Sin embargo, sus cuidados no fueron suficientes. De hecho, el pescador aún tenía el anzuelo en el corazón y su condición era grave.

Por ello, fue necesario trasladarlo en avión hasta Sioux Falls, donde se le realizó una cirugía. Solo fue con ella que los médicos pudieron retirar de forma segura el anzuelo, sin causar más daños o hemorragias en el tejido.

Anzuelos
Vía Pixnio.

Según los doctores, la decisión de Keanna de mantener el anzuelo en su lugar salvó la vida de su padre. Ya que, de otro modo, la hemorragia podría haberlo matado en menos de media hora.

Actualmente, Todd se encuentra en recuperación y con restricciones de esfuerzo. Por los momentos, no debe hacer ejercicio ni levantar pesos mayores a 4 kilos. Pronto se evaluará cuándo podría estar apto para volver al trabajo –y también para volver a pescar… si eso quiere–.

Escribir un comentario