Como muchos saben, la semana pasada, el multimillonario y fundador de Amazon Jeff Bezos cumplió un ambicioso sueño de llegar al espacio. Pero, incluso en el marco de los vuelos espaciales comerciales, la insignia de astronauta no es tan fácil de ganar, y la Administración Federal de Aviación (FAA, según siglas en inglés) lo dejó muy claro recientemente.

El simple hecho de haber estado en el espacio exterior no hace a una persona merecedora de las alas de un astronauta. Los criterios para otorgarlas en realidad son más complejos. A continuación explicamos por qué.

Nuevos criterios de la FAA para otorgar “alas de astronauta”

El 20 de julio de 2021, el mismo día en el que Bezos y su equipo de Blue Origin hicieron historia al despegar a bordo de New Shepard desde el desierto del oeste de Texas hacia el espacio y regresar de forma exitosa, la FAA estableció nuevas reglas en el marco del Programa de Alas de Astronauta Espacial Comercial.

Para la NASA, la Fuerza Aérea, la Administración Federal de Aviación y algunos astrofísicos, el límite entre la atmósfera y el espacio comienza a 50 millas de altura. Bezos, durante su breve y mediático vuelo, superó este límite al ubicarse a 62 millas sobre el nivel del mar terrestre.  Sin embargo, los nuevos criterios implementados por la agencia lo alejan de la posibilidad de obtener las alas de astronauta.

La actualización incluye nuevos criterios para otorgar las Alas de Astronautas Espaciales Comerciales a quienes comandan, piloteen o formen parte del equipo de naves espaciales financiadas con fondos privados.

Jeff Bezos no califica para obtener alas de astronauta

Superar este límite no es suficiente. Los tripulantes de un vuelo espacial deben haber participado en “actividades durante el vuelo” que se consideren “esenciales para la seguridad pública” o que “contribuyan a la seguridad de los vuelos espaciales humanos”. Además, un astronauta debe cumplir con los requisitos fundamentales para la tripulación de vuelo, incluido un entrenamiento, como lo establecen las leyes federales.

Pese a haber llegado lo suficientemente lejos, Bezos no podrá adquirir las insignes alas de astronauta otorgadas por la FAA debido a que su vuelo fue automatizado. Cabe destacar que New Shepard, el cohete de la marca Blue Origin que abordó durante su experiencia extraterrestre, se diseñó con sistemas de vuelo totalmente automatizados; es decir, nadie a bordo lo estaba pilotando, por tanto, no cumple con los criterios planteados.

Al igual que Bezos, los otros pasajeros dentro de New Shepard, Oliver Daemen de 18 años, el hermano de Bezos, Mark y la aviadora de “Mercury 13” Wally Funk, tampoco califican como miembros de la tripulación de la nave. En cambio, la FAA los define como empleados o contratistas asociados con la empresa.

Referencia:

FAA Commercial Space Astronaut Wings Program. https://www.faa.gov/documentLibrary/media/Order/FAA_Order_8800.2.pdf

Escribir un comentario