Aunque a veces pecamos de confiados, los humanos hemos aprendido a planificar todo para que los procesos que atravesamos sean más llevaderos y obtener buenos resultados. Quizás por ello es que los científicos del mundo esperan con altas expectativas la finalización de la construcción de la estación espacial de china, con más de 1,000 experimentos listados.

El proyecto probablemente no se completará hasta fines de 2022, pero ya varios de los experimentos aprobados se han lanzado. Por si fuera poco, se espera que la estación funcione como un laboratorio inclusivo al que no solo tendrán acceso los científicos chinos, sino también de diferentes partes del mundo.

¿El fin del reinado de la Estación Espacial Internacional (ISS)?

Como muchos saben, la Estación Espacial Internacional (ISS) fue el único laboratorio espacial en órbita hasta abril de 2021. Su lanzamiento, que se remonta a 1998, fue el resultado de una asociación internacional en la que participaron agencias espaciales de Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá. Desde entonces, se han realizado más de 3,000 experimentos a bordo.

Pese al gran impacto que han tenido en los avances científicos, China, un país perseguido por la polémica y acusado de censura, tiene acceso limitado a este laboratorio. La razón muchos ya la conocen: las normas estadounidenses impiden que la NASA, una de las principales agencias a nivel mundial, use fondos de la nación para colaborar con el gigante asiático.

Sin embargo, la resiliencia asiática ha hecho de las suyas. Después de lanzar el núcleo de su estación espacial, Tiangong, China envió a tres astronautas en junio. Y aunque no se ha completado aún, la Agencia Espacial Tripulada de China (CMSA) ha aprobado tentativamente más de 1.000 experimentos de calidad internacional.

Comunidad científica internacional participará en experimentos en la estación espacial china

Las operaciones serán controladas desde el Centro de Control de Vuelo Aeroespacial de Beijing. Es lógico esperar que la mayoría de los experimentos programados para Tiangong involucren científicos chinos, pero esto no necesariamente de lugar a un laboratorio espacial aislado. Al contrario, China ha dicho que su estación espacial estará abierta para investigadores de todos los países. Y, a pesar de las asperezas de los últimos años, esto incluye también a Estados Unidos.

Segunda caminata espacial de Liu Boming en la estación espacial china Tiangong.
Segunda caminata espacial de Liu Boming después de llegar a Tiangong en junio. Crédito: Jin Liwang/Xinhua/eyevine.

Al parecer, no se trata de un simple discurso. En junio de 2019, la CMSA y la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de las Naciones Unidas (UNOOSA) dieron algunos pasos importantes.

En conjunto, seleccionaron nueve experimentos que se realizarán una vez que la estación espacial china esté completa. Estos son adicionales a los 1,000 que China aprobó e informó recientemente. Y, más importante aún, estos involucran a 23 instituciones distribuidas en 17 países.

Intereses políticos de por medio

Aún así, este noble panorama no termina de convencer a algunos escépticos. Algunas personas argumentan que, en general, las estaciones espaciales tripuladas son costosas; además, más allá del interés por la observación astronómica y el ejercicio y progreso de la ciencia, su construcción persigue intereses políticos.

Sin embargo, Agnieszka Pollo, astrofísica del Centro Nacional de Investigación Nuclear de Varsovia, reconoce ha destacado que se necesitan “más estaciones espciales”. “Una estación espacial definitivamente no es suficiente”.

Sea cual sea el fin, es un hecho que la ciencia y la humanidad podrían verse beneficiados. Con el inicio de los viajes espaciales comerciales, hay muchas dudas que aclarar, y para ello, lo ideal es contar con un laboratorio extraterrestre. Así, muchos esperan aprender más sobre los efectos de la microgravedad y la radiación cósmica afectan procesos como el crecimiento bacteriano y el comportamiento de los fluidos.

Referencia:

China’s space station is preparing to host 1,000 scientific experiments. https://www.nature.com/articles/d41586-021-02018-3

Escribir un comentario