Uno de los eventos más trágicos de la novela de James Bond, ‘Casino Royale’, no entró en el corte final de la adaptación a película protagonizada por Daniel Craig, pero, ¿por qué?

Para nadie es un secreto que las adaptaciones cinematográficas de historias que previamente cuentan con una novela o libro no necesariamente plasman las palabras en escenas. Eso mismo ocurrió con ‘Casino Royale’, donde, en realidad, Vesper Lynd, el interés amoroso del agente 007, se suicida.

El efecto de la muerte de Vesper en Bond

Vesper Lynd, cuyo nombre le dio vida a la firma de Vesper Martini de la franquicia de Bond, fue interpretada por Eva Green en la cinta de 2006. Ella es plasmada en la historia como el primer amor del agente 007 de Craig, y aunque en la película esta no se suicida, su muerte forma parte fundamental de los orígenes de Bond, y de su personalidad.

El entonces agente novato del MI6, James Bond se encuentra con el personaje de Vesper Lynd y se enamora de ella mientras se le asigna la misión de vigilar al villano Le Chiffre en un torneo de póquer de alto riesgo.

Bond se enamoró perdidamente de Vesper, y descubrir que era una doble agente resultó ser un gran shock para el 007, y la traición romántica que se suponía que un personaje como este no debería “sufrir”, se convirtió en una marca para el rol de Craig.

En ‘Casino Royale’, el personaje de Vesper muere, pero no por sus motivos personales, sino que es ahogada en una oportunidad en la que el 007 no pudo salvarla. En la novela, ella se suicida con una sobredosis.

La sobredosis quedó por fuera de la cinta, ya que, en realidad, Bond ya había pasado por mucho como para sumarle el suicidio de la mujer que amaba. A ver, que verla ahogarse y no poder salvarla no es mejor, pero el nivel de impacto que causa en el personaje es diferente.

Si lo pensamos objetivamente, la muerte de Vesper convirtió a Bond en el agente que conocemos todos hoy en día, sobre todo en el que ahora está por decir adiós en ‘No time to Die’. El agente siempre cargará con el peso de “a la que no pudo salvar”, es una culpa muy distinta a la que queda en una persona cuando un ser querido se suicida.

De cierta forma, el suicidio de Vesper sí, hubiera sido trágico, pero no le hubiera inyectado ese sentido de culpa a Bond que lo caracteriza en las producciones de MGM.

Escribir un comentario