Los rastros de nuestra historia pueden encontrarse en los rincones más inesperados del mundo. Como una muestra de tal realidad, podemos mencionar la calzada de la Antigua Roma que ha sido descubierta en el fondo de uno de los canales de la conocida Venecia, en Italia.

La investigación que ha logrado tal hazaña estuvo a cargo de Fantina Madricardo y contó con la participación de sus colegas Maddalena Bassani, Giuseppe D’Acunto, Antonio Calandriello y Federica Foglini. Los resultados de su esfuerzo colectivo se publicaron luego de forma virtual en Scientific Reports.

Dentro de ellos, no solo se dan detalles de la calzada recién descubierta, sino también sobre lo que su existencia implica para la historia. Ya que, gracias a ella, una vez más hechos podido descubrir otro indicio que nos narra más sobre el tipo de vida que tuvieron las civilizaciones que nos precedieron.

¿Qué delató la presencia de la calzada romana?

Camino Romano.
Crédito: Mark Cartwright.

Desde 1985 existe la idea de que una antigua calzada del Imperio de Roma podría haberse ocultado bajo las aguas de Venecia. En otras oportunidades, se ubicaron vestigios de grandes edificios y trozos de calles que apuntaban a la existencia de una posible ciudad, pero nada era concluyente.

Específicamente en el canal Treporti, donde se realizó el más reciente hallazgo, tales muestras aún no se habían dado. Pero igualmente se habían estado estudiando las aguas de su laguna y de otros canales circundantes durante décadas.

Gracias a los datos recopilados, y al uso de un nuevo sonar multihaz de alta resolución, finalmente se pudo crear un mapa de la geomorfología de fondo marino. En consecuencia, no solo se notó la delimitación de la calzada, sino que ella también estaba cerca de lo que se conoce como cresta de paleoplaya. Ella es básicamente el vestigio que quedó en la superficie marina de lo que, hace miles de años, fue la orilla de la playa en el territorio veneciano.

Sobre la calzada de la Antigua Roma que se ocultaba en un canal de Venecia

Según los nuevos datos, la calzada de la Antigua Roma se extiende por al menos 1.200 metros a lo largo de las aguas de Venecia. Ello, aunado al descubrimiento de la cresta de paleoplaya, sugirió a los científicos que el territorio de Venecia pudo ser en algún momento un punto de importancia para una gran ciudad romana.

Canal de la Antigua Roma encontrado bajo las aguas de Venecia.
Crédito: Antonio Calandriello y Giuseppe D’Acunto; Fantina Madricardo.

En la actualidad, sabemos bien que los antiguos romanos tenían grandes habilidades para la construcción y que su desarrollo de ciudades y caminos fue altamente avanzado. Pero también debemos recordar que la navegación era otro punto en el que se destacaban.

Por lo que, estando entonces el territorio tan cerca de una playa, fácilmente pudo haber sido un punto perfecto para colocar una ciudad portuaria. Todo ello muchos antes de que siquiera se pensara iniciar la fundación y asentamiento de Venecia en el siglo V d.C.

¿Qué nos dice la calzada de la Antigua Roma?

En resumidas cuentas, el hallazgo de la calzada en las aguas de Venecia nos confirma la posibilidad de que la Antigua Roma hubiese tenido una ciudad en el territorio. Ello sobre todo si se suma su descubrimiento a la identificación de otra carretera en la parte inferior del Canal Scanello.

Todo ya que, el hecho de que colinden sustenta la idea de que pudieron ser parte de un intrincado y bien completo sistema de calles –típico de la Antigua Roma– que mantuviera conectada a toda una gran ciudad. Asimismo, también nos muestra de primera mano la forma tan radical en la que han cambiado las condiciones ambientales entre lo que fue entonces y lo que es ahora.

El estudio destaca la importancia de esta vía en el contexto más amplio del sistema de transporte romano, demostrando una vez más la capacidad romana para adaptarse y manejar entornos dinámicos complejos que a menudo eran radicalmente diferentes a los actuales”, acotaron los autores.

Referencia:

New evidence of a Roman road in the Venice Lagoon (Italy) based on high resolution seafloor reconstruction: https://doi.org/10.1038/s41598-021-92939-w

Escribir un comentario