Un equipo de investigadores describió en la revista American Journal of Primatology un caso siniestro que ha desconcertado a los expertos en primatología. Se trata del asesinato de un bebé chimpancé albino perpetrado por los miembros más mayores de una comunidad salvaje.

El lamentable hecho ocurrió pocos días después de que los conservacionistas de Uganda lo avistaran, un caso excepcional dado que el albisnismo en primates no humanos se ha documentado poco hasta el momento.

Casos de albinismo entre primates no humanos

Los informes de albinismo en primates no humanos corresponden a las especies: macacos toque (Macaca sinica), macacos capot (Macaca radiata) y monos araña (Ateles geoffroyi); así como en un gorila occidental albino de las tierras bajas (Gorilla gorilla gorilla) que, por fortuna, fue capturado mientras era bebé y murió después de alcanzar la adultez.

Entre los chimpancés, solo se ha registrado el caso de Pinkie, de la especie Pan troglodytes verus. También fue rescatado siendo un bebé, luego de lo cual se mantuvo en el santuario de chimpancés de Tacugama en Sierra Leona hasta su muerte, a los 9 años.

Siendo este el único punto de comparación para los investigadores, la información sigue siendo limitada. Como Pinkie fue capturado y separado de la vida salvaje con apenas unas semanas de edad, no hubo oportunidad de verlo desenvolverse en su entorno natural ni interactuar con otros chimpancés no albinos.

La corta historia de un bebé chimpancés albino

En verano 2018, en una comunidad de chimpancés orientales (Pan troglodytes schweinfurthii) conformada por 75 individuos, nació el bebé macho con albinismo víctima de asesinato en la Reserva Forestal Central Budongo de Uganda.

Su madre era una chimpancé de 19 años conocida como “UP” que estaba embarazada en enero de 2018. El 15 de julio del mismo año la vieron cargando un bebé prácticamente blanco; partiendo de ello, el equipo estima que su edad rondaba entre dos y dos semanas y media.

Alaridos tras el contacto con el bebé albino y su madre

Ese mismo 15 de julio, un par de chimpancés adultos se toparon con UP y su bebé albino, lo que desencadenó una respuesta masiva de alaridos en la comunidad. Durante los siguientes minutos, varios chimpancés adultos se les acercaron con las mismas vocalizaciones, luego de que un macho golpeara a la madre y trepara a un árbol emitiendo alaridos como advirtiendo sobre un peligro.

Cabe destacar que los chimpancés suelen hacer este tipo de vocalizaciones cuando se encuentran con amenazas, como serpientes y cerdos silvestres. A pesar de ello, algunos de los que se acercaron mantuvieron una actitud tranquila y silenciosa; algunos apreciaban con detenimiento a UP y a su bebé chimpancé albino. Uno de ellos incluso de acercó y extendió su mano hacia UP.

Un segundo encuentro violento

Luego, UP trepó también a un árbol, con su bebe aferrado a su pecho, y permaneció allí por un tiempo, probablemente huyendo del aboroto. Sin embargo, el 19 de julio otro encuentro con los chimpancés del grupo detonó el asesinato del bebé albino.

Ese día, el asistente de campo Bosco Chandia de la Estación de Campo de Conservación de Budongo y el investigador Maël Leroux escuchó una variedad de vocalizaciones preocupantes. Estas incluían “hoos”, “waa”, alaridos y gritos, seguidas por sonidos de agresión física y gritos de un bebé.

Chimpancés y mordidas contra un bebé albino

Luego, un chimpancé macho llamado “HW” salió de la vegetación con un bebé albino al que le faltaba un brazo; a este lo seguían seis chimpancés adultos y tres chimpancés más jóvenes de varias edades, e incluso UP, todos bajo una algarabía.

HW trepó a un árbol con el bebé herido en sus manos, y comenzó a moder sus dedos, piernas y su oreja derecha, al tiempo que otros individuos retiraban a su madre. Luego, una hembra adulta mordió sus extremidades y su cabeza mientras otros compañeros olfateaban su cuerpo.

Asesinato del bebé albino de parte de chimpancés mayores.
Crédito: Maël Leroux.

Los investigadores escriben que la hembra “mordió la cabeza del bebé repetidamente, aparentemente causando su muerte, ya que el bebé permaneció en silencio y dejó de moverse después de la mordedura”.

Finalmente, un macho colocó el cadáver sobre una rama, luego de lo cual 10 de los chimpancés se acercaron para olfatearlo, inspeccionarlo e incluso acicalarlo. Los investigadores tomaron el cuerpo y procedieron a realizarle una autopsia, que reveló detalles sobre su albinismo: su piel, cabello y ojos carecían de pigmentación.

El porqué del asesinato del bebé chimpancé con albinismo

Por lo general, los chimpancés muestran mucha curiosidad y entusiasmo frente a los recién nacidos dentro de la comunidad: suelen tocarlos, acicalarlos e incluso a sus madres. Sin embargo, hay grupos en los que el infanticidio es común, por lo que las reacciones también pueden ser agresivas. Como escribieron los autores en su artículo:

“La reacción inicial de los miembros de la comunidad hacia el bebé parecía ser diferente de una situación típica en la que los chimpancés se encuentran con hembras con un recién nacido por primera vez”.

Por tratarse de un bebé albino, los investigadores creen que una de las razones de su asesinato sería su similitud con los monos colobos (Colobus guereza), que sirven de alimento a los chimpancés de la reserva. Existe la posibilidad de que estos lo vieran como una “presa”, y al mismo tiempo, el comportamiento calmado de algunos de los individuos durante la trifulca. Sin embargo, es difícil sacar conclusiones con solo un caso como referencia.

Referencia:

First observation of a chimpanzee with albinism in the wild: Social interactions and subsequent infanticide. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/ajp.23305?campaign=wolearlyview

Escribir un comentario