La historia está llena de vueltas y reveces que, en sumatoria, construyeron las bases para la realidad que tenemos hoy. Ahora, la humanidad se ha dedicado a tratar de entender en detalle los procesos del pasado que, como mencionamos, nos han traído a nuestro presente. Con esa meta, se ha realizado una reciente investigación para responder a una extraña pero interesante pregunta: ¿por qué los conejos del ‘Nuevo Mundo’ no fueron domesticados?

En la actualidad, el conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) es el único lagomorfo que realmente ha sido domesticado por el hombre. De él surgen todas las variantes de conejos pequeños, de orejas caídas, de pelaje esponjoso y demás que todos conocemos.

Pero el Oryctolagus cuniculus no es la única variante que existe. De hecho, en países como Estados Unidos la cantidad de lagomorfos que podrían haberse domesticado es mucho mayor, pero ninguna lo fue. Esa situación generó una incógnita tanto para la ciencia como para la historia que, ahora, la humanidad

Conejos domesticados
Vía Pixabay.

Para tratar tal incógnita, los investigadores Andrew D. Somerville y Nawa Sugiyama trabajaron en conjunto. Dicha colaboración terminó por generar el estudio que se publicó en junio del presente año en Animal Frontiers.

Los conejos del ‘Nuevo Mundo’

Según la revisión realizada por Sugiyama de grandes ciudades antiguas como Teotihuacán, en México, los conejos ya eran una parte importante del modo de vida de las civilizaciones americanas desde hace más de 2 mil años. En contraposición, la domesticación de los conejos europeos no se dio sino hasta hace 1.500 años.

Lo que hizo dudar a los investigadores sobre los motivos por los que no existieron conejos domesticados en el ‘Nuevo Mundo’ Una tendencia que se mantiene, hasta la actualidad, ya que incluso ahora no existen conejos domesticados en américa como los hay en Europa.

¿Por qué los conejos del ‘Nuevo Mundo’ no fueron domesticados?

Claramente, el ver que los conejos fueron tanto parte de la vida del ‘Nuevo Mundo’ como de las antiguas civilizaciones europeas nos haría pensar que ambas llegarían a una misma conclusión. Pero no, de un lado del océano pasó todo un evento de domesticación del cual vemos repercusiones incluso ahora, mientras que en el otro la vida salvaje, se mantuvo como tal.

Para entender qué pudo causar dos resultados tan distintos, los investigadores prestaron atención a los criterios que harían a un animal “propenso” a la domesticación. Entre ellos estuvieron detalles como su relación o dependencia del cuidado de los padres, un sistema de apareamiento promiscuo y activo, alta tolerancia a varios entornos y baja reactividad a los humanos.

Curiosamente, los conejos de Europa y las Américas fueron muy similares en cada una de dichas categorías. En consecuencia, ello dejó pie a solo una variable que, por lo que parece, hizo toda la diferencia.

El detalle que lo cambió todo

Conejo salvaje.
Vía Pixabay.

Básicamente, lo que determinó que no hubiera conejos domesticados en el ‘Nuevo Mundo’ fueron las tendencias sociales de ellos. Por un lado, los europeos están acostumbrados a la vida en grupos, usando grandes madrigueras de hasta 20 integrantes. Por su parte, los americanos viven siempre en la superficie y son mucho más solitarios –de hecho, tienden a pelear cuando se encuentran enclaustrados con muchos de su especie–.

Asimismo, los conejos europeos suelen tener machos residentes que defienden su territorio y a sus hembras. Por su parte, los americanos no tienen ese territorialismo y sus métodos de apareamiento son un poco más oportunistas.

En general, dicha independencia pudo haber interferido con los procesos de domesticación entre los conejos de las Américas. Algo que no ocurrió con la especie europea.

Otro punto a destacar

Tal detalle nos lleva a un punto final que también podría haber sido vital. En Europa solo estaba la especie Oryctolagus cuniculus, mientras que en América había diversas especies con las que comerciar y que criar. Por lo que, la posibilidad de saltar entre una y otra también pudieron colaborar para interrumpir el proceso de domesticación. Lo que, al final, dio como resultado que todos los conejos domesticados surgieran solo de Europa, y que el ‘Nuevo Mundo’ no tuviera tales resultados.

Referencia:

Why were New World rabbits not domesticated? https://doi.org/10.1093/af/vfab026

Escribir un comentario