A medida que envejecemos nuestros procesos cognitivos y capacidad de aprendizaje se deterioran. Sin embargo, un nuevo artículo publicado en la revista Nature Communications indica que los adultos de la tercera edad tienden a ser más solidarios a medida que envejecen.

Tal parece que cuando se trata de beneficiar a otra persona, curiosamente las personas de edad avanzada preservan su capacidad de aprendizaje. Incluso, logran comprender las cosas tan rápido como un adulto más joven, siempre que se trate de beneficiar a otra persona.

Aprendizaje por refuerzo

Para determinar por qué los adultos mayores tienen este patrón de comportamiento, los investigadores enfocaron su estudio en el aprendizaje por refuerzo. Este se define como una forma en que los seres humanos, animales e incluso plantas aprenden y se adaptan a su entorno, así lo explica Patricia Lockwood, autora principal del artículo en la Facultad de Psicología y el Centro para la Salud del Cerebro Humano de la Universidad de Birmingham.

A partir de este antecedente, los analistas evaluaron la capacidad de toma de decisiones de 160 personas (80 adultos mayores y 80 más jóvenes) con base en resultados positivos de elecciones anteriores.

“Necesitamos tomar decisiones y aprender todo el tiempo en función de la retroalimentación positiva o negativa que recibimos. Esto nos permite optimizar nuestras elecciones para elegir el mejor curso de acción en el futuro entre muchas alternativas posibles”, dijo Lockwood.

Los adultos mayores no son tan buenos autoayudándose

Choque de manos
A medida que envejecemos tendemos a ser más solidarios

De acuerdo a la investigación, las personas de edad avanzada no son tan buenos ayudándose a sí mismos. Por tanto, se les dificulta aplicar la retroalimentación positiva sobre su propio comportamiento en comparación con los adultos jóvenes. Por el contrario, cuando toman decisiones que favorecen a otras personas son tan buenos como sus semejantes más jóvenes. Al respecto, el autor principal del artículo Jo Cutler, agrega:

Realmente, es interesante ver cómo al tomar decisiones que benefician a otros, se preserva la capacidad de aprendizaje de los adultos mayores. Al comprender mejor qué motiva a las personas mayores de esta manera, podremos generar estrategias que promuevan un envejecimiento saludable”.

Adultos jóvenes aprenden más rápido cuando toman decisiones para su propio beneficio

De igual modo, el análisis revela que los jóvenes tienden a aprender mucho más rápido cuando toman decisiones para su propio beneficio. Incluso, que los rasgos psicopáticos, falta de empatía y preocupación por los demás tienden a ser más altas en ellos en comparación con los adultos mayores.

Estos hallazgos sugieren que a medida que envejecemos tendemos a ser más solidarios y empáticos con las demás personas. Y, que dicho comportamiento puede ayudar a comprender mejor cómo funciona nuestra capacidad de aprendizaje en diferentes etapas de la vida.

Referencia:

Ageing is associated with disrupted reinforcement learning whilst learning to help others is preserved. http://doi.org/10.1038 / s41467-021-24576-w

Escribir un comentario