Es claro que el ambiente siempre tendrá efectos sobre nuestro organismo y determinará la forma en la que nos relacionamos con él. Uno de los ejemplos más visuales y cotidianos de ello ocurre cuando nuestro cabello se ve expuesto a la humedad.

Muchos desearíamos tener una forma de evitar que la humedad terminara por causar que nuestros mechones terminen llenos de frizz. Un problema que se da cuando la humedad ambiental es mayor que la del cabello, lo que lo hace “ajustarse” a ella y cambiar de forma.

Con eso en mente, consultamos los trucos ofrecidos por The Dollar Shave Club para poder combatir el frizz. A continuación, compartiremos contigo los detalles más destacados.

Consejos para proteger al cabello contra los efectos de la humedad

Hombre con cabello rulo y frizz.
Crédito: Goinyk. Vía stock.adobe.com

Si queremos proteger a nuestro cabello de la humedad, nuestra principal meta será asegurarnos de que esté sano. Ya que solo así podrá contar con las defensas necesarias para hacer frente a los embates del ambiente. Para lograr tal hazaña, puedes seguir los siguientes consejos:

Opta por las duchas frías (o al menos tibias)

Como bien sabemos, el agua caliente es capaz de dilatar nuestros poros, debido a la temperatura. Gracias a ello, es posible hacer una limpieza más profunda de la piel y sacar las impurezas de cada área.

Sin embargo, ello también viene con sus inconvenientes. Si queremos proteger a nuestro cabello de los efectos de la humedad, entonces tenemos que asegurarnos de que esté bien hidratado y nutrido. Tal cosa no puede pasar cuando usamos agua demasiado caliente, ya que ella remueve rápidamente los aceites naturales del cabello.

Por ese motivo, lo más recomendable es que optemos por lavar nuestro cabello con agua tibia o fría. La última siempre será preferible, ya que le traerá más brillo a la melena. Pero, es claro que las bajas temperaturas no siempre son gratas en una ducha, así que al menos el agua tibia será menos dañina que la caliente, y más agradable que la fría.

Usa champús y acondicionadores hidratantes

Al igual que en el primer caso, el problema está en los aceites naturales que el cabello puede perder. Cuando usamos champús o acondicionadores que no se ocupan de humectar el cabello, junto con la suciedad también se irán los nutrientes que nuestra cabellera necesita para estar sana.

No frotes tu cabello para secarlo

Otro de los errores más comunes que nos producen frizz es “cargar” el cabello cuando salimos de la ducha. Por lo general, vemos el frotarlo como un método fácil y rápido para secarlo, pero termina siendo contraproducente.

Mujer con frizz en el cabello a causa de la humedad.
Crédito: puhhha. Vía stock.adobe.com

Cuando frotamos el cabello, terminamos por secarlo de más y eso deja nuevamente a cada mechón expuesto al frizz. Lo que hace que nos terminemos viendo como si interactuamos con estática.

Al terminar de bañarnos, lo mejor que podemos hacer para proteger a nuestro cabello de la humedad es usar la toalla dando pequeñas palmaditas. De esa forma, se removerá el exceso de agua, sin dejar totalmente seca la melena. Según The Dollar Shave Club, si luego de eso se puede dejar que el cabello se seque al aire libre, será incluso mejor.

Usa productos selladores

La idea tal vez no sea perfecta para el día a día, pero sí es un buen truco bajo la manga. Por ejemplo, si el clima está particularmente húmedo o tienes una reunión importante, será mejor ir sobre seguro y utilizar algún producto que se asegure de que el cabello no decida ponerse creativo a la mitad del día. Todo gracias a los selladores que no solo mantendrán la forma de tu peinado, sino que ayudarán al cabello a mantener su humedad.

Dichos productos podrían venir en forma de geles, sprays, pomadas o cremas, la decisión sobre cuál utilizar estará en tus manos. En todo caso, es importante que te asegures de que son de buena calidad, de forma que no se convierta en otro caso en el que el remedio resulta peor que la enfermedad.

Escribir un comentario