¿En qué piensas cuando escuchas la palabra “vacaciones”? Probablemente, lo primero que llegue a tu mente sea diversión, relajación y tranquilidad, pues generalmente durante esos momentos de disfrute tendemos a hacer eso. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar síntomas de estrés y ansiedad durante las vacaciones. Hoy te explicamos por qué sucede eso y, qué podemos hacer para superarlo.

Falta de planificación

No esclarecer los puntos sobre lo que se hará durante las vacaciones puede generar estrés. La duda sumada a la presión social por elegir un destino fuera de lo común y, que además sea compatible con el presupuesto que manejamos puede provocar ansiedad en algunas personas.

Adicional a ello, la compra de boletos, reservación de hotel, incertidumbre por la seguridad de las maletas. Incluso, planear un recuerdo familiar puede generar un clima tenso que impacta directamente en nuestro bienestar emocional.

Incapacidad para dejar de lados los compromisos laborales

Una portátil sobre una cama
Vía: Pexels

Como señalamos, pensar en vacaciones en pensar en relajarnos y desconectarnos del entorno en el que nos desenvolvemos a diario. No obstante, a algunas personas les cuesta despegarse de sus responsabilidades laborales, bien sea por costumbre o por adicción al trabajo.

Esa inercia por las tareas habituales los llevas a pensar que deben prepararse para trabajar o supervisar lo que han dejado pendiente. Esa molesta distracción en las cabezas de estas personas provoca que no disfruten como se debe sus vacaciones.

Desfase de horario

Cuando el destino de nuestras vacaciones queda del otro lado del mundo, podemos experimentar una serie de alteraciones físicas. En su mayoría, provocadas por el desfase de horario, también conocido por el trastorno del jet lag.

Si bien esta afección se desvanece por sí sola, durante las primeras horas podemos experimentar desorientación con respecto a la exposición a la luz y los horarios de las comidas. Incluso, los patrones de sueño que tengamos (acostarse y levantarse a una misma hora),combinado con el desfase de horario, pueden provocar ansiedad por falta de sueño.

Cuidado de niños

Niña sobe una cama
Vía: Pexels

Cuando se viaja en familia y hay niños de por medio, las responsabilidades se incrementan aún más. Esto se debe a que los padres tienen que pasar mucho más tiempo con ellos y suplir el tiempo que pasan en las escuelas.

Además de la carga familiar y la nueva dinámica que conlleva las vacaciones, el no repartir justamente las tareas familiares puede provocar que las parejas discutan por las responsabilidades que le corresponden a cada uno.

Entonces, ¿cómo podemos evitar caer en un cuadro ansiedad por vacaciones?

Si consideramos las razones señaladas anteriormente, debemos comenzar por planificar correctamente nuestras vacaciones. Así como elegir un destino que nos convenga a nosotros mismos y no al resto de la sociedad. La idea en pensar en ti y en los tuyos, en disfrutar con lo poco que tengas, más allá de los estereotipos sociales.

Además de ello, intenta ser lo más justo posible en la repartición de actividades y en el cuidado de los niños (si tienen). Pero, lo más importante de todo, desconéctate del mundo digital, de tu trabajo e intenta disfrutar plenamente del nuevo entorno que te rodea.

Referencia

Las 7 principales fuentes de ansiedad en vacaciones. https://psicologiaymente.com/clinica/fuentes-ansiedad-vacaciones

Receta para huir de la ansiedad que nos generan las vacaciones. https://elpais.com/retina/2019/07/15/tendencias/1563191246_242011.html

Escribir un comentario