Se sabe que los antibióticos son fármacos utilizados para combatir infecciones tanto en los seres humanos como en los animales. Sin embargo, su uso en una etapa temprana de la vida podría alterar el desarrollo cerebral de las personas. Así se evidencia en un artículo publicado en la revista iScience.

Tal parece que la penicilina altera el funcionamiento del microbioma –comunidad de microorganismos que habitan en nuestros cuerpos–, evitando que las células respondan correctamente al entorno cambiante, propio de un cerebro en desarrollo.

Martin Blaser, director del Centro de Biotecnología y Medicina Avanzada de la Universidad de Rutgers, comenta que exponer animales jóvenes a antibióticos cambia su metabolismo e inmunidad, y por tanto repercute en el desarrollo del cerebro. “Este estudio es preliminar, pero muestra una correlación entre la alteración del microbioma y los cambios en el cerebro que deberían explorarse más a fondo”, agrega.

Los antibióticos afectan el desarrollo de la memoria

Toma de la cara de un ratón

El análisis, llevado a cabo en ratones, se propuso comparar roedores expuestos a dosis bajas de penicilina en el útero con aquellos que no estuvieron expuestos. Como resultado obtuvieron que, los animales que recibieron este antibiótico experimentaron cambios en su flora intestinal y en el cerebro, específicamente en la corteza frontal y en las amígdalas. Se tratan de áreas cerebrales relacionadas con el desarrollo de la memoria, miedo y respuesta al estrés.

Un creciente cuerpo de evidencia vincula los fenómenos en el tracto intestinal con la señalización al cerebro, un campo de estudio conocido como el ‘eje intestino-cerebro’. Si esta vía se altera, puede provocar una alteración permanente de la estructura y función del cerebro y posiblemente conducir a trastornos neuropsiquiátricos o neurodegenerativos en la infancia o la edad adulta”.

Los antibióticos retrasan el crecimiento de nuevas células cerebrales

Otras investigaciones han demostrado que los antibióticos que eliminan bacterias de los intestinos también retrasan el crecimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo. Información que coincide con la plasmada por Blaser en su artículo.

Si bien los antibióticos pueden afectar el desarrollo cerebral, los analistas recomiendan un tratamiento probiótico y actividad física para fortalecer la memoria y la neurogénesis.

Referencia

Effects of early-life penicillin exposure on the gut microbiome and frontal cortex and amygdala gene expression. https://doi.org/10.1016/j.isci.2021.102797

Ly6Chi Monocytes Provide a Link between Antibiotic-Induced Changes in Gut Microbiota and Adult Hippocampal Neurogenesis. Cell Reports (2016). https://doi.org/10.1016/j.celrep.2016.04.074

Escribir un comentario